Se declara culpable por tiroteo en Poway 

SAN DIEGO.- La tranquilidad de una de las ciudades más seguras del Condado de San Diego terminó cuando un joven abrió fuego dentro de una sinagoga de Poway, California, donde asesinó a una mujer de la tercera edad e hirió a tres personas más con un rifle.

Dos años y casi 3 meses después de ese tiroteo mortal, el autor del ataque John T. Earnest, de 22 años, se declaró culpable de asesinato y otros cargos en la Corte Superior de San Diego. 

Aquel 27 de abril de 2019, fecha en que ocurrió la tragedia, había 54 personas dentro del templo cuando Earnest entró al vestíbulo y abrió fuego con un rifle. 

Lori Gilbert-Kaye, de 60 años, murió en el lugar; el rabino Yisroel Goldstein recibió un disparo en ambas manos y perdió el dedo índice y Noya D., que en esa fecha tenía 8 años, junto con su tío, Almog Peretz, resultaron heridos. 

Vigilias, llantos, conmemoraciones y un sin fin de dudas de las razones que orillaron al joven a abrir fuego formaron parte de los pensamientos de esa comunidad en los últimos años.

El martes 20 de julio de este 2021, Earnest se declaró culpable ante un juez del asesinato intencional, deliberado y premeditado de la señora Kaye y del intento de asesinato intencional, deliberado y premeditado del rabino Goldstein, Almog Peretz y Noya D. 

Admitió que cometió esos crímenes debido a su odio y prejuicio contra judíos y admitió que personalmente disparó un arma de fuego causando la muerte y graves lesiones corporales. 

OTROS CARGOS

El joven de 22 años también se declaró culpable del incendio provocado en la mezquita Dar-ul-Arqam con el propósito de aterrorizar a los fieles musulmanes. 

En la corte se declaró culpable de todos los cargos.

“¿Admites que personalmente descargaste un rifle?” preguntó el juez en la audiencia a lo que Earnest respondió con un sí.

Por estos hechos confesos, John T. Earnest pasará el resto de su vida en prisión sin la posibilidad de obtener libertad condicional.

El próximo 30 de septiembre de 2021 a las  9 de la mañana se llevará a cabo una audiencia de sentencia para el.

Finalmente, la oficina de la Fiscalía de Distrito del Condado de San Diego emitió la siguiente declaración tras la audiencia celebrada: 

“La cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional para el acusado es una resolución adecuada para este violento crimen de odio”, finalizó.