Luce tus pestañas de infarto

No importa si tienes unas pestañas cortas o no son rizadas, con esta ayudita extra, obtendrás unas pestañas de infarto para que marques una mirada intensa.   Recuerda que al momento de desmaquillar el rostro no se tiene mucha importancia la delicadeza de las pestañas y lo fácil que pueden debilitarse si no se tiene un cuidado constante. Es importante aplicar productos hidratantes como unas gotitas de aceite facial o una pizca de tu crema habitual para ayudar a que se mantengan hidratadas y fuertes. ¡Día a día verás los cambios!.

La naturalidad lo es todo

Muchas mujeres nos preocupamos por cómo lucir un rostro libre de puntos negros, brillo y reseco, pues la solución es simple. Solo debes empezar a definir una rutina de limpieza facial en la que se te haga fácil repetirla todos los días. Desmaquillar, limpiar e hidratar son los 3 pasos básicos que no deben olvidarse jamás.  Asimismo, los expertos aseguran que por lo menos una vez al mes es necesario recurrir a una limpieza de cutis profunda a fin de recuperar el brillo y la naturalidad de tu cutis. Este tipo de servicio sí es apto para cualquier tipo de piel, ya que es un tratamiento básico para toda mujer que busca el cuidado de la piel.

Trucos de belleza para realizar mediante duchas

Mascarilla al vapor

Nos hemos aficionado a las mascarillas por obra y gracia de las coreanas, que son las mujeres que más se preocupan por su piel y que en esta ocasión nos dan un consejo para lucir un cutis como recién salido de una jornada de spa facial.  

Después de una doble limpieza con agua tibia, ponte una mascarilla justo antes de entrar en la ducha. Obviamente, evita mojarte la cara mientras enjabonas tu cuerpo. El vapor que desprende el agua caliente permitirá a los activos que penetren más y mejor y que salgas de la bañera con un cutis radiante e hidratado.

Champú ¿Pelo limpio?

A lo mejor crees que sí, pero te estás equivocando, porque lavárselo tiene su ciencia. Según explican los grandes gurúes  de la peluquería, la clave está en poner el champú en la piel de la cabeza, no en el pelo, pues las bacterias se localizan en el cuero cabelludo. Además, se debe hacer con productos suaves, pero con función limpiadora, no acondicionadora, porque en caso contrario, no estás retirando la suciedad.

El fundador de Oliveras Hair Spa recomienda también hacerse cada tres semanas un peeling a base de productos con sales del mar muerto y aceites esenciales.