SAN DIEGO.- La ciudad de San Diego se podría convertir en el futuro para California y aún para el país en un ejemplo del manejo del proyecto hacia una energía (eléctrica) limpia.

Y este desafío comenzó desde el pasado mes de junio de este año cuando la compañía San Diego Community Power (SDCP) anunció que “una vez que nuestro programa se haya puesto en marcha por completo, llevaremos suministro de energía renovable a casi 770,000 cuentas de clientes en las ciudades de Chula Vista, Imperial Beach, San Diego, La Mesa y Encinitas.

La firma que sostiene respaldar “Los programas Agregador de Opciones Comunitarias (Community Choice Aggregation, CCA), (que) son agencias sin fines de lucro, administradas localmente, que operan en comunidades de todo el estado.

La empresa, que es apoyada por activistas que se oponen a los monopolios en el servicio de la energía también revelan una noticia interesante:

“Somos profesionales”

 “Somos profesionales de la industria de la energía que nos hemos asociado con San Diego Gas & Electric (SDG&E) para suministrarle a usted energía eléctrica confiable y asequible proveniente de fuentes renovables. De nuestras prioridades, la principal es que usted tenga control sobre un suministro de energía eléctrica más limpio y al alcance de su bolsillo”.

Y remata: “Nos enfocamos en las personas y no en las ganancias para otorgar control local de las opciones y un camino libre hacia la energía 100% renovable y competitiva en precio…San Diego Community Power compra energía renovable y la alimenta a la red eléctrica, limpiando el suministro de energía eléctrica para todos. SDGE entrega esa energía eléctrica a todos los clientes de SDCP y da mantenimiento a las líneas eléctricas”.

Finaliza debate; SDG&E

conserva franquicia

No obstante, el debate sobre una eventual municipalización del manejo de la energía eléctrica y gas, que había estado en el ambiente por parte de los activistas, finalizó el 25 de mayo de este año cuando el Concejo de San Diego aprobó con su voto una extensión a 10 años más del contrato con la empresa San Diego Gas & Electric, que desde 1920 ha administrado esa concesión y tenido la franquicia sobre el suministro de la energía.

La decisión fue aplaudida por el alcalde de la ciudad de San Diego Todd Gloria, quien consideró que ello da certidumbre a la población y encamina a la ciudad hacia un crecimiento económico sustentable.

Escasas semanas antes, como se recuerda, activistas pertenecientes a organizaciones ambientalistas como Brenda García Millán, quien afirmó en entrevista con El Latino de San Diego “lo que nosotros estamos peleando es por un San Diego que tenga energía limpia”.

Y advirtió: “Pagamos los precios más altos por energía en todo Estados Unidos, tan solo después de Honolulu, Hawaii, que se encuentra en una isla; más altos incluso que Los Ángeles, que es una ciudad más grande que Nueva York, es una cosa increíble”.

La noticia más reciente, sin embargo, de parte de la compañía que se autodefine como de perfil comunitario, San Diego Community Power, fue la inclusión en la junta de directores de la misma de la supervisora del Condado de San Diego, Terra Lawson-Remer y la alcaldesa de National City, Alejandra Sotelo Solís.

Ambas funcionarias fueron presentadas por SDCPO como representantes de “la tercera generación de sandieguinos”.

Sobre la supervisora Lawson-Remer se dijo que es “una apasionada promotora ambientalista, de la energía verde y de lucha contra el cambio climático”, mientras a Sotelo Solís como una alcaldesa que en National City “ha promovido políticas para promove recursos y energía renovable y reducir el dióxido de carbono”.


Infográfico de la nueva compañía San Diego Community Power, que ha prometido bajar el precio del servicio eléctrico e impulsar las energías limpias, deslindando tareas. Imagen-Cortesía: SDCP.