El Grupo de Trabajo de Bienvenida de San Diego, una coalición de unas 60 organizaciones, demandó que la administración del presidente Joe Biden suspenda la política conocida como Quédate en México, que esta semana cumple tres años y que obliga a los migrantes que buscan asilo a permanecer indefinidamente en la frontera mexicana.

“A pesar de que la administración Biden al principio tomó medidas para poner fin a Quédate en México, ahora está implementando la política otra vez y nuevamente poniendo en riesgo las vidas y los casos de asilo de las personas que huyen de la persecución”, advirtió la coalición.

El comentario fue divulgado el martes, cuando los jueces de inmigración en San Diego llevarán a cabo las primeras audiencias judiciales de personas obligadas a regresar al peligro en Tijuana bajo la política de Quédate en México, también conocida como Protocolos de Protección a Migrantes o MPP por sus siglas en inglés.

El programa apenas se reactivó en las cortes de migración de San Diego y la coalición encontró varias violaciones a los derechos de los migrantes.

“Quédate en México es, como siempre lo ha sido, una política cruel, deshumanizante e ilegal que debe terminar” aseveró el grupo de trabajo.

Declaró que “los intentos de la administración de Biden de aumentar el apoyo humanitario y el acceso a consejo legal bajo Quédate en México no sólo han sido insuficientes y un fracaso, sino que además son inútiles debido a la esencia de una política que expulsa a las personas solicitantes de asilo”.

Quédate en México incluye ahora a personas de países que antes estaban excluidos del programa, como Haití, Jamaica, Belice; migrantes que quedan expuestos a discriminación y peligro bien documentados en México.

El programa que entre el 2019 y 2020 obligó a permanecer en Tijuana hasta a 14 mil migrantes tuvo fallas que la coalición ha documentado tan pronto reinició en la región.

El 5 de enero de 2022, dos hombres colombianos que solicitaron asilo fueron regresados a Tijuana.

La coalición identificó condiciones deshumanizantes bajo custodia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) falta de acceso a consejo legal, falta atención médica y la falta de acceso a las necesidades básicas cuando fueron enviados a Tijuana.

Dos mujeres que buscaban asilo fueron enviadas de regreso a Tijuana donde enfrentan secuestro, asalto o incluso trata sexual y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), se ha negado a sacarlas de ese programa para permitirles buscar asilo de manera segura.

Una persona solicitante de asilo obligada por CBP a participar en el programa y que se puso en contacto con una abogada del Centro Legal de Defensa de Inmigrantes e informó ser miembro de la comunidad LGBTQ, aunque el DHS había declarado que dichas personas no estarían inscritas en Quédate en México.

Después de intervenir, la abogada pudo sacar a la persona del programa, pero solo después de que la organización de servicios legales invirtiera una cantidad significativa de tiempo y recursos para entrevistar a la persona y comunicarse con DHS. El grupo de trabajo declaró que Quédate en México elimina las posibilidades de pedir asilo junto con Título 42, una política de la administración Trump para expulsar de manera automática a las personas migrantes sin la oportunidad de solicitar asilo.