La administración del presidente Joe Biden puede deportar rápido a solicitantes de asilo, pero solo a lugares donde los migrantes no corran riesgo de tortura o persecución, determinó una corte de apelaciones.

El tribunal decidió que el gobierno puede mantener la regla Título 42 de deportación inmediata, a consideración de que los deportados no sean enviados a enfrentar riesgos severos.

Título 42, que implementó el ex presidente Donald Trump en marzo del 2020 y ha continuado el presidente Biden autoriza la deportación rápida e incluso inmediata de solicitantes de asilo, como medida que prevendría potenciales contagios de Covid.

“La decisión de la corte es una victoria al reconocer que el gobierno de EE. UU. no debe expulsar a los seres humanos al peligro”, dijo a Chula Vista Today la abogada Margaret Cargioli, directora del Proyecto Iniciativa Transfronteriza, del Centro Legal de Defensores de Inmigrantes.

Dijo que “la administración de Biden no debe apelar esta decisión y cumplir su promesa de restablecer el asilo. La administración debe dejar de expulsar a los solicitantes de asilo al peligro”.

El centro legal declaró que “desde su inicio, el Título 42 ha sido inhumano e ilegal y una extralimitación de la intención original como una orden de salud”, pues “en lugar de proteger, causó más daño a los solicitantes de asilo vulnerables y les negó su derecho a la seguridad”.

El mismo tiempo, una corte federal en Texas determinó que los menores no acompañados, a quienes la administración Biden ha excluido de la aplicación de Título 42, ahora también tendrán que ser deportados bajo esa medida.

 La decisión de la corte en Texas fue informada apenas unas horas después de que la corte de apelaciones prohibiera deportar a solicitantes de asilo hacia lugares donde enfrentan tortura y persecución.