Servicios El Latino

editor@ellatino.net

SAN DIEGO. Khalo fue una pintora cuyo arte fue un claro reflejo de su vida privada y del marco histórico de referencia en el que creció, consideró Gregorio Luke, un experto en la Cultura Mexicana y Latinoamericana.

Apoyado en herramientas demostrativas de incuestionable valor testimonial como fotos, cartas, películas de la época y pinturas entre otras, Luke exploró cada uno de los aspectos de la vida de Frida, desde la forma en que vestía, hasta el modo en que decoraba su ambiente, con base a su obra pictórica.

“Estoy interesado en las conexiones que existen entre la vida personal de Frida y su arte”, precisó Luke.

El especialista puntualizó, asimismo, que “algunos académicos ignoran la vida privada de la artista y se enfocan únicamente en sus pinturas, pero yo encuentro imposible separar a las dosm pues todo lo que hizo Frida fue inspirado bajo el mismo impulso”, sostuvo.

Y precisamente, de una manera gráfica y secuencial, Gregorio Luke recordó la gran influencia que sobre la controvertida artista ejercieron su padre –en primera instancia- la Revolución Mexicana y unas circunstancias adversas, a las que tuvo –siempre- que sobreponerse para imponer su indomable carácter.

A manera de ejemplo recordó que “pocos críticos (del arte) han notado que Khalo quería ser doctora y tomó clases de anatomía y biología, por eso, en sus pinturas, cada detalle se magnifica como si fuera visto a través de un miscroscopio o Rayos X. Esta perfección anatómica con la pinta corazones y otros órganos, es sorprendente”, sostiene Luke.

El experto también recordó que la habilidad artística de Frida no se limitó a su pintura y la escritura; pues también se expresó en su vida íntima, en aspectos tan personales –y que proyectaron su personalidad- como su vestimentay su cocina.

Sobre el experto Gregorio Luke cabe destacar que recién fue reconocido por parte del Consejo de las Artes de la ciudad de Long Beach, como El Artista del Año 2011.

Cabe destacar que por lo que hace a la asistencia al evento fue un absoluto éxito y se adelantó que parte del dinero recaudado por la venta de boletos se destinará a la Fundación Castro Limón, una organización altruista tijuanense que atiende a niños que padecen cáncer.