Servicios El Latino

editor@ellatino.net

Si estás planeando una visita a un Spa o al salón de belleza y no eres exactamente una habitué, seguramente querrás saber ciertos códigos que las clientes frecuentes suelen manejar a la perfección. Desde cuánto dejar de propina hasta si debes depilarte antes de una sesión de masajes, estos secretos te permitirán enfrentar a estilistas, terapistas y manicuristas con naturalidad y distensión.

Hay códigos para todo. Para la propina, para explicarle al estilista cómo queremos el corte o el peinado, para la forma de tenderse en la mesa de masajes y para dejarle saber a la especialista que no queremos que nos hablen. Veamos caso por caso:

Cuando de propinas se trata

A la hora del famoso tip o propina, la primera pregunta que nos surge es a quién se la dejamos, ya que la mayoría de las veces nos atienden varias personas. Las reglas generales dicen que los destinatarios son quienes lavan el cabello, el colorista, el estilista que corta y el peina y la manicurista. No es necesario dejar propina a recepcionistas, camareros o dueños de salón. Puedes darle el dinero a cada persona en la mano o dejarlo en la recepción.

Acerca de cuánto dejar, se recomienda un 15 o 20% de lo que te cueste el servicio completo.

A la hora de depilarse

Cuando de depilación se trata, a veces un exceso de pudor o no llamar a las cosas por su nombre puede hacernos actuar de manera incorrecta o, lo que es peor, granjearnos un mal momento. Si quieres un Brazilian Bikini dilo en el momento de hacer la cita, pues hay especialistas que se dedican sólo a esto.

No te recortes el vello ni te rasures antes de depilarte, por más desprolija que te sientas. La especialista sabrá qué hacer en cada caso. Además, un vello que tiene menos de un cuarto de pulgada es muy difícil de quitar. Y para asegurarte un procedimiento rápido y efectivo, sobre todo si te estás depilando el área del bikini, se recomienda quitarse la ropa de la cintura para abajo.