Washington, (EFE).- El índice de desempleo en Estados Unidos subió una décima en junio, pero entre los hispanos disminuyó tres décimas y se ubicó en el 11,6%, según informó el Departamento de Trabajo.

«La economía no produce empleos suficientes para todas las personas que buscan trabajo», dijo el presidente, Barack Obama, en una declaración desde el jardín de la Casa Blanca.

Dos años después de terminada la peor recesión en ocho décadas, la economía de Estados Unidos generó en junio pocos puestos de trabajo y el índice de desempleo subió otra décima para colocase en el 9,2%, el más alto desde diciembre, según el gobierno.

De acuerdo con las cifras del Departamento de Trabajo, el mes pasado hubo 20,16 millones de hispanos con empleo, y 2,65 millones de hispanos desempleados.

Al contrario de lo ocurrido durante los peores meses de la recesión, cuando la debacle del negocio inmobiliario golpeó a la industria de la construcción, en el mes pasado los hombres hispanos tuvieron más facilidad para encontrar o mantener empleo que las hispanas.

En junio la tasa de desempleo entre los hispanos adultos fue del 9,8% comparada con una del 11,4% para las hispanas adultas.

Un estudio divulgado por el Consejo Nacional de la Raza mostró que el sector de la salud emplea al 9,2% de los trabajadores hispanos y que el 80% de los hispanos en esta actividad son mujeres.

Por lo que respecta a los datos general del país, donde la ganancia neta sólo ha sido de 18.000 empleos, el presidente Obama reconoció que confirman que todavía queda «un largo camino que recorrer para llegar a un punto donde las empresas contraten trabajadores».

El gobierno indicó que el número de desempleados creció de 13,9 millones en mayo a 14,1 millones en junio.

El informe también corrigió las cifras de mayo cuando hubo una ganancia neta de 54.000 empleos, menos de la mitad que en el cálculo inicial. En abril la ganancia neta había sido de 232.000 empleos.

La recesión que en Estados Unidos comenzó en diciembre de 2007 y concluyó en junio de 2009 destruyó 8,4 millones de puestos de trabajo, y Obama afirmó que en los últimos 16 meses la economía ha creado unos dos millones de empleos.

Pero el informe de desalentó a los mercados con la evidencia de una magra creación de empleos, una disminución del promedio de horas trabajadas, una caída de los salarios reales, y el hecho de que más de un cuarto de millón de personas simplemente han abandonado la búsqueda de trabajo.

Manténgase informado, reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.