Servicios El Latino

editor@ellatino.net

SAN DIEGO.- El Distrito Escolar Unificado de San Diego (SDUSD) planea restituir 300 de las 800 plazas de maestros que fueron despedidos por los recortes presupuestales.

De acuerdo con el Superintendente Escolar, Bill Kowba, el Distrito intenta conservar las plazas K-3, que son de salones de clases relativamente pequeños.

Los empleos de los instructores y cerca de 600 personas que se encontraban como parte del personal clasificado, fueron recortados desde mediados de marzo y abril pasado, luego de recibir notificaciones de despido, bajo el argumento de la crisis financiera del prespuesto estatal.

Pero transcurridos tres meses de que tuvo lugar el recorte del personal, el Superintendente Kowba indicó que después de un cuidadoso análisis financiero del Distrito, “es claro que algunos maestros podrían estar de regreso”.

Aunque aclaró que este ’análisis’ está aún en progreso, “hemos concluido que dispondremos de aproximadamente $27 millones adicionales en caja –después de las deducciones estatales- que pueden ser empleados para restituir personal para el año escolar, aseguró Kowba.

El distrito aplicará cerca de $22 millones de dólares buscando restaurar 300 posiciones de tiempo completo que se han perdido en perjuicio de las escuelas de San Diego.

Lo dramático del caso es que si se toma en cuenta los empleados de medio tiempo y posiciones compartidas, el número de empleados afectados por esta medida sería mayor, reconoció el funcionario distrital.

Kevin Beiser, de SDUSD, consideró que dentro de lo crítico de las noticias de los recortes, el que exista una opción para recuperar cerca de un tercio de las posiciones recortadas debido a la crisis presupuestal del estado, debe ser visto como una buena noticia.

De acuerdo con el distrito escolar, el promedio de estudiantes por salón es de 24 en la mayoría de las clases de tercer grado (k-3), y 20 por maestro en 29 “escuelas con altas necesidades”, agregó Kowba.

Para el Superintendente Escolar “las medidas de salones de clases reducidos son particularmente importantes en áreas o zonas donde existen escuelas con desventajas económicas, en las que los padres suelen tener más de un empleo para sobrevivir, y los niños requieren estudiar inglés” (como segundo idioma).

Cabe recordar que en una reunión que tuvo lugar el pasado 7 de junio, el Distrito Escolar Unificado de San Diego pidió, a través de su presidente Richard Barrera, a representantes de la unión de maestros a trabajar en un plan tentativo que ayude a restaurar los despidos y balancear el presupuesto proyectado para los años fiscales 2011, 2012 y 2013.