Por: Iliana Berezovsky y Becky Krinsky

El sólo hecho de vivir ya es un motivo para celebrar. Sin embargo, la mayoría de la gente pasa esto por alto y encuentra motivos para quejarse. Esto impide apreciar y alegrarse por lo que se tiene. No significa que uno no pueda aspirar a más. Pero hay que estar conscientes de tantos motivos que existen por los cuales hay que estar constantemente agradecidos.

Graciela necesitó urgentemente un trasplante de médula que debía ser traída por avión. Unos días antes del trasplante, comenzó una huelga del personal de aviación. En los pasillos del hospital se comentaba lo delicada que se encontraba Graciela y el desenlace fatal que se avecinaba ya que su trasplante era vital.

Al escuchar esto un familiar de otro paciente, inmediatamente llamó a un amigo que tenía una alta jerarquía en el gobierno y consiguió un permiso especial para que pudiera aterrizar el avión. De esta manera se logró que la médula llegara a tiempo para el trasplante.

Años más tarde, Graciela sintió la necesidad de expresar agradecimiento a quienes habían contribuido a salvar su vida. Descubrió que aun detrás de la más simple acción hay un sin fin de condiciones que la hacen posible.

Recetas para la vida

Gracias a la vida

Ingredientes:

• 2 cubos de reconocimiento

• 3 ramitas de agradecimiento

• ½ taza de humildad

• 1 acción positive diaria

Condimentos:

Pensamientos positivos, sensibilidad y altruismo.

Modo de Preparación:

  1. La gratitud es el atributo de la naturaleza humana. Es la propiedad de un corazón siempre dispuesto para expresar aprecio. No hay límite por las razones por las que se puede agradecer.
  2. La gratitud es el ingrediente indispensable para ser feliz. Si falta este ingrediente vital, se incrementa la infelicidad y la insatisfacción.
  3. Una persona agradecida tiene menos arrogancia y egoísmo; generando un bienestar que se acrecienta cuanta más gratitud se siente y se expresa.

“Entre más agradecidos estemos, más contentos viviremos.”