Alistar a los niños para ir a la escuela, así como cumplir con las tareas dentro y fuera de la casa, en el momento más caótico del día.

Y con estas responsabilidades sobre tus hombros lo que siempre falta es tiempo. Pero no te preocupes, ya que puedes estar bella y radiante en un minuto.

Comienza la rutina al momento de bañarte

Aprovecha el momento del baño para cuidar la piel de tu cuerpo. Utiliza un jabón que contenga gránulos y aceites naturales. Exfoliarás tu piel y al mismo tiempo quedará hidratada.

Y para mantener por más tiempo la sensación de frescura después del baño, rocía tu cuerpo con una fragancia aromática.

Prepara tu rostro

Tu cara habla sin palabras. Para que tu piel se vea luminosa, lava tu rostro con agua fría. Te ayudará a desinflamar los ojos y a refrescarte. Luego realiza una exfoliación en el rostro y el cuello para eliminar las células muertas e impurezas.

No olvides aplicar una crema humectante. Busca productos específicos para la condición de tu piel y elige los que contengan protección solar.

Cabello arreglado

Cuando quieres conservar tu estilo todo el día, lo mejor es optar por un peinado sencillo pero refinado. Usa un broche para recoger parte del cabello o bien, puedes elegir llevarlo atado en una colita.

Si a tu cabello le falta volumen o es muy fino, usa un gel o spray que permita mantener el estilo y le dé cuerpo.

Verte estupenda es posible en sólo un minuto. ¿Y lo mejor? Puedes usar todo el tiempo que te sobra en la mañana para disfrutar de un desayuno en familia o simplemente relajarte antes de empezar tu día.