¿Pasas las mañanas de tu semana corriendo de un lado a otro de la casa para alistar a tus hijos, arreglándote el cabello y el maquillaje a la carrera, y saliendo de la casa sin desayunar?

Tus mañanas pueden ser más tranquilas. Puedes empezar tu día sin tanto estrés y más organizada siguiendo unas simples rutinas de belleza y alimentación.

Rutina de belleza

Adoptar una rutina de belleza frente al espejo te ayudará a ahorrar tiempo en las mañanas y a estar arreglada y tranquila a la vez:

• Hazte un corte de cabello que requiera poco mantenimiento y que se adapte a tu tipo de cabello, ya sea rizado a lacio. Menos tiempo en el espejo te dará más tiempo para desayunar y prepararte antes de salir.

• Lávate el cabello en la noche. El cabello seco es más manejable que el cabello recién lavado. Después de peinarlo coloca un fijador, como Suave® Professionals® Freeze Hold Hairspray (Aerosol y Sin Aerosol), para mantener tu estilo todo el día.

• Recurre a lo básico del maquillaje: corrector de ojeras, rímel y delineador para los ojos y brillo para los labios. Destaca una parte de tu rostro y no olvides aplicar una crema humectante para combatir las manchas como POND’S® clarant B3. Le dará un tono uniforme a tu piel en solo 2 semanas.

• El baño no es la única manera de sentirte fabulosa. Usa un body mist como Degree® Orange Flower & Cranberry. Su aroma, inspirado en la naturaleza, te ayudará a sentirte fabulosa todo el día.

Rutina de alimentación

El tipo de alimentos que consumas en el desayuno y cómo lo hagas puede ayudarte a comenzar el día más tranquila. Toma un tiempo para desayunar.

• Si no quieres despertarte más temprano para hacer el desayuno, invierte unos cuantos minutos la noche anterior para prepararla mesa y algunos de los alimentos que vas a servir.

• Consume frutas secas, carbohidratos, lácteos y cereales integrales. Te ayudarán a sentirte con más energía y lista para enfrentar el día. Un ejemplo de un menú sencillo es pan integral tostado con mantequilla de cacahuate, una manzana y leche.

• Destina un tiempo para el desayuno. Comer despacio y masticar bien cada bocado te ayudará a sentirte saciada y tranquila.

No olvides que la tranquilidad exterior es consecuencia de tu calma interior. Tómate al menos cinco minutos cada mañana para pensar en las cosas positivas en tu vida. Sigue esta rutina y apagarás el despertador con una sonrisa.