La organización Livestrong busca dar a conocer durante el mes de octubre los recursos con los que cuentan las mujeres hispanas diagnosticadas con cáncer de mama para vivir con una mayor calidad de vida durante los tratamientos.

Octubre es el mes de la concienciación del cáncer de mama, el principal tipo de cáncer entre las mujeres hispanas, aunque sólo el 61 % de las latinas mayores de 40 años se hacen regularmente una mamografía, un simple procedimiento que puede detectar la enfermedad en una etapa inicial, según el Centro de Prevención y Control de Enfermedades (CDC).

“Hay un problema muy grande con nuestra comunidad y el cáncer y es sobre todo la falta de información. No porque no haya información, sino porque las personas no saben cómo encontrar esa información”, dijo María Díaz-Méndez, promotora de Livestrong en San Francisco, California.

En líneas generales los hispanos no acuden a los servicios y tratamientos a tiempo, lo cual aumenta el índice de muertes entre ellos.

De acuerdo con Redes en Acción, un proyecto de National Latino Cancer Research Network, mientras que el 85 % de las mujeres blancas no hispanas con cáncer en Estados Unidos sobrevive a la enfermedad después de cinco años, ese porcentaje se reduce al 76 % en el caso de las latinas.

Por ello, la organización Livestrong ha impulsado una serie de programas para difundir durante el próximo mes información sobre el cáncer entre la comunidad hispana y que ha capacitado a más de 500 promotores de salud para siete ciudades del país, entre ellas Miami, Nueva York, y San Diego.

“A veces (los pacientes) no hablan el inglés, no se pueden comunicar con los doctores o no tienen seguro médico. Todas esas cosas son barreras que nuestra comunidad enfrenta y que nosotros tratamos de ayudar lo más que podamos para que puedan sobrepasarlas. Y sobre todo informarles, ayudarles y darles apoyo emocional”, añadió Díaz-Méndez.

Los promotores formados por esa organización difunden recursos disponibles como guías de alimentación y ejercicios saludables, ayuda psicológica, información sobre opciones financieras para costear los tratamientos o posibilidades para preservar la fertilidad, entre otros.

También preparan a los interesados para lidiar con el sistema de salud estadounidense y sobre todo a prevenir la aparición y evolución de la enfermedad, ofreciendo información sobre exámenes médicos y una vida más sana.