Incorporar el ejercicio a la vida cotidiana es uno de los objetivos del Departamento de Salud, que el pasado 4 de octubre lanzó una campaña para fomentar la actividad física entre los hispanos, como método preventivo de enfermedades.

Con motivo del Mes de la Herencia Hispana, que se celebra anualmente del 15 de septiembre al 15 de octubre, la Oficina de Prevención de Enfermedades y Promoción de la Salud ha editado en español una guía de buenas prácticas para ejercitar el cuerpo.

El manual, disponible en internet y también impreso, subraya que el deporte, además de ser “una forma entretenida de pasar el tiempo con sus familiares o amigos, mejora su salud”.

La campaña, titulada “Manténgase activo a su manera”, pretende que el usuario seleccione las actividades que más le gustan y se ajusten a su modo de vida para que no sea una carga, sino una diversión.

Para empezar, propone diez minutos de los ejercicios que más se adecúen a la condición física de cada persona. Las actividades aeróbicas, por ejemplo, hacen que el corazón lata más rápido y pueden contribuir a mejorar y fortalecer su funcionamiento, así como el de los pulmones y los vasos sanguíneos.

El Departamento de Salud recomienda que se dedique dos horas y media de actividades aeróbicas moderadas a la semana o una hora y cuarto si las actividades elegidas son más intensas.

Para completar la tabla aeróbica recomienda que se hagan dos días por semana actividades para fortalecer los músculos de piernas, caderas, espalda, pecho, abdomen, hombros y brazos.

Entre las opciones que propone están practicar el baile, hacer ciclismo, remar o caminar, también apunta a actividades conjuntas como jugar el tenis por parejas, practicar béisbol, voleibol, softball e incluso cuentan las labores de jardinería, como podar.

Los expertos advierten que si el cuerpo no se mantiene activo tiene más probabilidades de sufrir enfermedades coronarias, diabetes de tipo 2, presión arterial alta, niveles de colesterol altos en la sangre y sufrir un derrame o ataque cerebral.

“Se puede comenzar poco a poco, el objetivo es sentirse bien”, señalan los expertos que recomiendan al usuario elegir una actividad que le guste y que encaje en su vida, buscar el momento que le convenga más para realizarla y realizar actividades físicas con amigos y familiares.

“Tener una red de apoyo puede ayudarle a ser constante con su programa”. “Hay muchas maneras de integrar en su vida la cantidad adecuada de actividad” y aseguran que “cada poquito de actividad cuenta y hacer algo es mejor que no hacer nada”. (EFE)