La mayoría de los padres en EE.UU. conversan con sus hijos sobre temas relacionados con la sexualidad y se muestran confiados en que influyen en la decisión sobre tener o no relaciones sexuales, según una encuesta dada a conocer este pasado lunes 3 de octubre.

La encuesta “El diálogo: ¿se enfrentan los padres a las conversaciones importantes sobre el sexo?” fue realizada por Knowledge Networks para Planned Parenthood Federation of America (PPFA) y el Centro para Adolescentes Latinos y Salud Familiar (CLAFH, por sus siglas en inglés) de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Nueva York.

De acuerdo con la encuesta nacional, que también incluyó padres latinos, un 92 % dijo que conversa con sus hijos sobre temas relacionados con la sexualidad, mientras que un 87 % admitió que hablan con ellos sobre sus propios valores de cuándo deberían o no tener relaciones sexuales.

La misma encuesta, realizada entre el 23 y 29 de agosto, mostró que menos padres conversan con sus hijos sobre otros temas más difíciles.

Un 74 % admitió que conversa con los chicos sobre cómo decir que no a las relaciones sexuales y un 94 % cree que tiene influencia en la decisión de sus hijos de usar o no condones u otros métodos anticonceptivos.

Un 43 % manifestó sentirse cómodo al conversar con sus hijos sobre el sexo y la salud sexual, contrario a un 57 % de los consultados.

La encuesta encontró que los padres apoyan los programas de educación sexual en las escuelas intermedias y secundarias, como el que se ha puesto en marcha en Nueva York, y creen que deberían ampliarse para incluir más temas, incluso sobre los anticonceptivos.

“Esta encuesta demuestra que los padres se preocupan mucho por proteger la salud y seguridad de sus hijos”, indicó Vincent Guilamo-Ramos, codirector del Centro para Adolescentes Latinos.

Destacó que estudios anteriores también han demostrado que cuando los padres se comunican eficazmente sobre el sexo, los jóvenes son más proclives a esperar antes de tener relaciones y a usar anticonceptivos si están teniendo esas relaciones.

“Resulta claro que es muy importante para los padres establecer las bases lo antes posible y conversar con sus hijos a menudo y de manera franca. Los padres necesitan ayuda sobre cómo lograr que sus conversaciones sobre el sexo con sus hijos adolescentes sean eficaces”, afirmó Guilamo-Ramos.

Los resultados de la encuesta destacan la importancia que tiene el Mes del Diálogo, que se celebra en octubre, y que apoya que los padres conversen con sus hijos sobre el sexo y la salud sexual, destacó por su parte Leslie Kantor, directora nacional de educación de Planned Parenthood Federation of America.

La organización dará a conocer este mes una serie de recursos que apoyan el diálogo temprano entre padres e hijos, entre éstas un libro de fotografías en su página digital, en la que la actriz Aisha Tyler, la escritora y productora Luisa Leschin, la actriz Kathleen Turner y otras personas que no pertenecen al mundo del espectáculo recuerdan las conversaciones que sostuvieron con sus padres e hijos sobre sexualidad.

Igualmente habrá un vídeo educativo a mediados de octubre que muestra a padres que se enfrentan a preguntas sobre el sexo de niños de todas las edades.

“Es una mirada divertida y útil a cómo los padres pueden responder con eficacia a las preguntas de sus hijos sobre el sexo”, destacó Kantor.

También cuentan con la sección “Herramientas para los padres” en plannedparenthood.org que incluye sugerencias para ayudarles a tener esa conversación con sus hijos sobre sexo y salud sexual, establecer sólidas relaciones entre ambos y fijar normas que les ayuden a mantener la salud y seguridad a los adolescentes.

Además, el Centro para Adolescentes y Salud Familiar pondrá a disposición de los padres el programa “Familias que dialogan”, creado para apoyar una comunicación eficaz entre padres y adolescentes en familias afroamericanas y latinas.

El programa está disponible en inglés y español y se puede acceder al mismo en la página del CLAFH, www.nyu.edu/socialwork/clafh.

En la encuesta participaron 1.111 padres de niños de 10 a 18 años y tiene un margen de error de +/- 3 por ciento.