EFE).- Minorías en Estados Unidos tienen acceso a peores hospitales y pagan más por una atención sanitaria de calidad inferior, según un estudio por el profesor Ashish Jha de la Universidad de Harvard.

Jha y su equipo analizó la calidad de la atención sanitaria, el coste y las característicasde los pacientes de cerca de 3.200 hospitales.

El equipo calificó 122 hospitales como los mejores, considerando los niveles de calidad, coste y tasas de mortalidad; y 178 como los peores.

Se encontro que en estos 178 hospitales se atendía a más del doble de los ancianos de minorías y pacientes con pocos recursos que en las mejores.

Los pacientes en estas instituciones tenían entre un siete y un diez por ciento más posibilidades de morir de ciertas enfermedades, como ataque cardiaco o neumonía, que los de cualquier otro centro.

El estudio revela que los ancianos hispanos representan tan sólo un 1 por ciento de los pacientes de los mejores hospitales y el 4 por ciento de los peores.

La diferencia es aún mayor entre los afroamericanos, ya que el 15 por ciento de los ancianos de esta minoría fueron atendidos en centros de baja calidad, frente al 6,8 por ciento que tuvieron acceso a los mejores.

Las personas mayores con menos recursos que se benefician del programa de Medicare también sufrieron estas diferencias, ya que tan sólo el 15 por ciento estuvo en una institución de las consideradas de calidad, mientras al 23 por ciento pasó por alguno de los peores centros.

“Estábamos interesados en la cuestión de qué hospitales lo están haciendo realmente bien en coste y calidad y quien está haciéndolo mal”, explicó a Efe Jha, profesor de política sanitaria de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard.

Jha recordó que los hospitales que tengan mejores niveles de calidad recibirán más financiación que los que no. El estudio señala que “no está claro por qué algunos hospitales son capaces de dar atención de alta calidad a un coste comparativo más bajo, mientras otros hospitales luchan para conseguirlo”.

Pero lo que el profesor Jha y su equipo quiere subrayar es que a la vez que se tienen en cuenta esos niveles de calidad para mejorar la atención hospitalaria en el país “es necesario ayudar a los hospitales a mejorar la calidad y la eficiencia” para evitar agravar las disparidades.