Servicios El Latino

editor@ellatino.net

ARLINGTON, TEXAS.- Sólo una hazaña de los Cardenales de San Luis podrá impedir que los Vigilantes de Texas (Texas Rangers), se coronen campeones mundiales del béisbol de Ligas Mayores.

Apuntalados en Mike Napoli, un bateador de tremendo poder y excelente receptor, los Vigilantes podrán consumar un anhelo que han venido acariciando, y que el año les fue frustrado por los gigantes de San Francisco.

Se esperarían que Los Rangers se coronarían el miercoles 26 de octubre en su visita a San Luis Missouri, y abriendo la serpentina el mexicano Jaime García.

Pero como se sabe en el béisbol “no hay nada escrito” y el equipo de los Cardenales es un equipo muy fuerte, en el que todavía no ha despertado grandes jugadores como Albert Pujols, y lo podría hacer en cualquier momento.

Los propios jugadores de Texas Rangers saben que la cosa no es tan sencilla como aparece en las matemáticas, y que “del plato a la boca’ muchas veces se cae la sopa.

La expresión “todavía no podemos cantar victoria” del tercera base d elos Rangers, Adrián Beltré, es una clara muestra de ello.

Hasta el martes, la serie estaba 3-2 a favor de los Rangers de Texas, pero faltaban los dos últimos partidos, si la serie no terminaba el miércoles, y si empataban –como era probable-, entonces la ventaja parecía para los pájaros rojos, pues juegan en casa.

Sin embargo, la pelota puede volar para todos lados del parque, y “este juego no se acaba hasta se acaba”, como decía el popular locutor mexicano y experto en béisbol, Pedro “El Mago” Septién.