Servicios El Latino

editor@ellatino.net

SAN DIEGO.- Leonel Contreras y William Steven Rodríguez, acusados de abusar sexualmente de dos jovencitas (adolescentes) en Rancho Peñasquitos Park durante el Labor Day (Día del Trabajo), deberán permanecer en juicio

Los dos jóvenes de 16 años de edad son acusados de violación sexual, mantener relaciones por la fuerza (sodomía), privación ilegal de la liberad y otros cargos.

De acuerdo con el la Fiscal de la Procuraduría de Distrito, Wendy Patrick, Contreras y Rodríguez son acusdados de 16 cargos, incluido conspiración para cometer un delito, y ambos encaran una condena que va de 325 años a cadena perpetura, en caso de resultar convictos.

Después de una larga audiencia preeliminar, el juez Frederic Link consideró que existe evidencia suficiente para que los procesados sean llevados a juicio.

Un arraigo ante la Corte Superior de San Diego fue fijado para el 9 de enero del año próximo, tiempo en el cual el juez Patrick planea agregar nuevos cargos.

Se recordó durante la audiencia preeliminar que las dos víctimas (de 15 y 16 años, respectivamente), habían acudido a una fiesta

familiar en una casa localizada en el 12600 de Spindletop Road, y se fueron caminando cerca del parque de Rancho Peñasquitos, alrededor de las 8.15 p.m., el pasado 3 de septiembre, dijo la policía.

Las jóvenes vueron identificadas durante el testimonio ante la corte como Jane Doe #1 y Jane Doe #2, quienes afirmaron haber sido atacadas por atreas por dos muchachos que traían puestas sudaderas con gorra.

Jane Doe #1 dijo que ella sintió cuando uno de ellos le puso un cuchillo en el cuello, mientras su amiga (Jane Doe #2) forcejeaba con su atacante, identificado ante la Corte como William Steven Rodríguez.

Una de las testigos dijo haber sido atacada y abusada en una zona remota por un joven con navaja y bandana cubriendo su cara, y dijo que ella estaba en “un 95 por ciento segura” que se trataba de Contreras.

La testigo dijo que Contretas guardó el cuchillo en su chamarra (de él) por unos 30 a 45 minutos, tiempo en el que habría tenido lugar el ataque a las dos jovencitas.

Jane Doe #1 dijo que los abusadores se intercambiaron a a las parejas, y cuando le preguntó a Rodríguez si iba a estar bien, éste le contestó que “si’.

“El dijo, yo no quiero lastimarte”, afirmó, y que Rodríguez la besó, y le dijo que “era muy bonita y que si la hubiera conocido antes, la hubiera hecho su novia”.

Después del ataque sexual, Contreras dijo que “regresaramos a la fiesta y nos comportaramos como si nada hubiera pasado”, testificó Jane Doe #1.

Y no sólo eso: “ellos nos dijeros que posiblemente ya no nos volvieran a encontrar otra vez, peri si decíamos algo a alguien ellos nos encontrarían y lastimarían”, dijo la testigo También sostuvo Jane Doe #1 que sus padres habían salido a buscarlas, y unas muchachas les informaron que ellas habían sido abusadas sexualmente.

De acuerdo al testimonio rendido ante la corte, las muchachas y los acusados no se conocían entre si, pero Rodríguez vivía en el barrio donde los crímenes ocurrieron.

Graffiti encontrado en la zona donde reside Rodríguez, condujo a la policía a la captura de los dos acusados, aunque según Contreras el plan inicial era robar a alguien, esa noche.