México/Mesa América, 18 dic (EFE).- Varias organizaciones han destacado, en el Día Internacional del Migrante, la necesidad de mantener la regularización por arraigo y de mejorar las condiciones de privación de libertad en las que se encuentran las personas extranjeras en los centros de internamiento.

Cáritas defiende la importancia de mantener en la política de inmigración la figura del arraigo laboral, social y familiar, además, plantea desarrollar propuestas dirigidas al cierre de los centros de internamiento de extranjeros y garantizar una adecuada protección a los menores no acompañados.

La Organización Internacional para la Migración (OIM), resalta que «la falta de acceso adecuado a los servicios de salud para los migrantes, es una omisión de salud pública preocupante que cabe encarar urgentemente en un mundo cada vez más dependiente de la movilidad humana».

La OIM señala, además, que hay más de 1.000 millones de migrantes en el mundo, de los cuales 214 millones son migrantes internacionales y asegura que son una de las poblaciones más afectadas por la falta de acceso a servicios de atención de salud.

La Organización añade que las «diferencias lingüísticas o culturales, la falta de servicios de salud o de un seguro médico, los obstáculos administrativos, la situación jurídica y el hecho de que los horarios de trabajo de los migrantes sean sumamente largos y poco prácticos, son las principales barreras a las que deben hacer frente». EFE

Migrantes defensores de derechos humanos arriban a la estación del ferrocarril en Chahuites, Oaxaca, México el viernes 22 de abril de 2011, durante la representación de un Vía Crucis para denunciar el «calvario» que a diario sufren los indocumentados que cruzan el país arriesgándose a ser víctimas del crimen organizado y las autoridades corruptas. La OIM señaló este 18 de diciembre de 2011, que hay más de 1.000 millones de migrantes en el mundo, de los cuales 214 millones son migrantes internacionales y asegura que son una de las poblaciones más afectadas por la falta de acceso a servicios de atención de salud. EFE