Washington, 7 feb (EFE).- Un tribunal federal de apelaciones del noveno circuito judicial de California (EE.UU.) declaró hoy que la prohibición de los matrimonios entre personas del mismo sexo es inconstitucional, lo que supone un paso adelante para la aprobación de los enlaces entre homosexuales en ese estado.

Un panel de tres jueces dictaminó 2-1 que un magistrado de primera instancia interpretó correctamente la Constitución de EE.UU. y los precedentes de la Corte Suprema cuando declaró en 2010 que la «Proposición 8» -la ley que prohibía los matrimonios entre personas del mismo sexo- era una violación de los derechos civiles de gays y lesbianas.

Los abogados de la «Proposición 8» y las dos parejas que interpusieron la denuncia para eliminar dicha prohibición estaban dispuestos a recurrir incluso a la Corte Suprema si no recibían un fallo favorable.

«Aunque la Constitución permite a las comunidades promulgar la mayoría de las leyes que consideren convenientes, se requiere que haya al menos una razón legítima para la aprobación de una ley que trata las diversas clases de personas de manera diferente. De tal manera, no hay ninguna razón para que la Proposición 8 sea aprobada», añade la resolución judicial.

Además, considera que no había pruebas de que el exjuez Vaughn Walker, quien la rechazó primero, fuese parcial y añadió que debería haber comunicado antes de que diera a conocer su decisión que era homosexual y tenía una relación desde hacía mucho tiempo con otro hombre.

El fallo se divulgó más de un año después de que la Corte de Apelaciones escuchase los argumentos en el caso.

Los partidarios de la «Proposición 8» habían pedido a la Corte que rechazara la decisión de Walker por razones constitucionales y por la vida personal del juez.

El magistrado de San Francisco sentenció a favor de las bodas homosexuales en ese estado al considerar que la legislación que las prohibía atentaba contra los derechos fundamentales establecidos en la Constitución de EE.UU.

Los opositores del matrimonio homosexual iniciaron un día después el proceso de apelación a la decisión del juzgado federal.

La organización Protect Marriage, que aglutina a diferentes grupos religiosos y conservadores, presentó el recurso ante el noveno circuito judicial de apelaciones.

Después de que la «Proposición 8» fuera aprobada en las urnas con un 52,2 por ciento de los votos, sus opositores la denunciaron en agosto de 2009 ante una Corte Federal de San Francisco por considerar que atentaba contra los derechos constitucionales.

EEUU no reconoce oficialmente las bodas homosexuales aunque sí las aceptan los gobiernos de seis de sus estados: Massachusetts, Connecticut, Vermont, Iowa, New Hampshire y el Distrito de Columbia.

El colectivo de «Alcaldes por la Libertad de Matrimonio», entre los que se encuentran el de Nueva York, Michael Bloomberg y el de Los Angeles, Antonio Villaraigosa, aplaudieron la decisión del noveno circuito judicial y afirmaron que «reafirma que el sueño americano es posible para todos».

«Esperamos que llegue un día en el que todos nuestros ciudadanos puedan compartir justa y equitativamente la libertad del matrimonio», añadieron en un comunicado al conocer la resolución.