SAN FRANCISCO— La incidencia de las cataratas en los Estados Unidos ha aumentado un 19% desde el año 2000, afectando a casi 25 millones de estadounidenses de 40 años en adelante. De hecho, más de la mitad de los stadounidenses desarrollarán cataratas antes de los 80 años, según indica el informe ‘Vision Problems in the U.S. (Problemas de la Visión en los EE. UU.)’ de ‘Prevent Blindness America’. En respuesta a este problema, el programa “Ojos Sanos” de la Academia Americana de Oftalmología está brindando información al público sobre los factores de riesgo, la detección y las opciones de tratamiento de las cataratas durante el Mes de Concienciación sobre las Cataratas.

Las cataratas consisten en una opacidad del cristalino del ojo, que puede hacer que resulte más difícil enfocar la luz sobre la retina, que es el tejido sensible a la luz que envía imágenes al cerebro. Las cataratas, que son parte natural del proceso de envejecimiento, son la causa más común de pérdida de la visión en los EE. UU. Suelen desarrollarse lentamente, de manera que es posible que los síntomas no aparezcan de manera inmediata. Con el transcurso del tiempo, las cataratas pueden hacer que la visión se vuelva borrosa, nublada, opaca o difusa, y esto puede interferir con las actividades diarias.

Lo bueno es que casi siempre, éste problema se puede tratar con una cirugía de cataratas. Durante la cirugía de cataratas, un oftalmólogo retira el cristalino natural del ojo, que se ha vuelto opaco, y lo remplaza por un implante artificial transparente llamado lente. La cirugía de cataratas suele realizarse como un procedimiento ambulatorio y no requiere hospitalización. La cirugía de cataratas es uno de los procedimientos quirúrgicos más seguros, y el 90% de los pacientes que se hacen esta cirugía tienen una mejor visión después de la operación.

“Si nota cambios de la visión, es posible que sean causados por cataratas y tal vez necesite algo más que un par de anteojos nuevos”, explicó David F. Chang, M.D., corresponsal clínico de la Academia Americana de Oftalmología y profesor clínico de la Universidad de California en San Francisco. “Si efectivamente tiene una catarata, debería de asegurarse que es un cambio de vejez normal y no una enfermad de los ojos. Las cirugías de cataratas usualmente tienen un prognosis excelente y debería hablar con su oftalmólogo sobre si la cirugía debería de realizarse para recuperar su visión”.

La Academia Americana de Oftalmología ofrece las siguientes recomendaciones para mantener una visión saludable: