Los latinos y los asiático-americanos representan más de la mitad de los cerca de 38 millones de habitantes de California, pero menos del 30 % de los votantes registrados en este estado, según un estudio dado a conocer.

El análisis «Índices de registro de los votantes latinos y asiáticos: una década de crecimiento y disparidad», elaborado por la Universidad de California Davis, contrasta el crecimiento del registro de votantes latinos y asiáticos entre 2002 y 2010 -cerca del 40 % en cada grupo- con la baja proporción de votantes entre esos grupos étnicos.

«Enfrentar esta falta de representación en el registro de latinos y asiáticos es un paso crítico para expandir la participación en el panorama político de California», afirmó Mindy Romero, autora del informe.

El promedio de registro de votantes entre todas las personas elegibles en California es del 77,5 % en general, mientras que el de los latinos es un poco menos del 68 % y el de los asiáticos algo más del 49 %, según el informe.

Para que estas dos poblaciones alcancen el promedio de registro de los votantes en California se necesitaría que se registraran cerca de 520.000 latinos más y aproximadamente 800.000 asiáticos.

El estudio del Centro para el Cambio Regional encontró que los índices de registro de los latinos son marcadamente mayores en las áreas urbanas como Los Ángeles que en las áreas agrícolas.

Para la votación de 2002 el registro de votantes latinos fue del 17,3 %, cifra que aumentó hasta el 21,2 % en 2010, señala el análisis.

Sin embargo, en ese periodo la población latina de California aumentó a casi el 38 % del total.

En el caso de los asiáticos, los votantes registrados pasaron del 6,3 por ciento en 2002 al 8,1 % en 2010, mientras la población sobrepasó el 13 %.

Estas cifras muestran, según el informe, que entre asiáticos e hispanos hay una brecha importante entre el crecimiento poblacional y el registro de votantes.

«Recientes análisis del registro de latinos a nivel nacional indican que ese crecimiento reciente puede haberse detenido o incluso revertido, frenando las proyecciones para el voto latino en noviembre», destacó Romero en su informe.