SAN DIEGO.- Con más de 700 reos esperando la pena de muerte en las prisiones de California, se gastan anualmente de 3 mil a 6 mil millones de dólares, que podrían ser destinados a educación.

Ello lo afirmó Magdaleno Rose Ávila, con más 25 años de experiencia en este tema y quien apoya la Proposición 34, que de ser aprobada por los electores el 6 de noviembre próximo, sentaría un importante precedente en el país y ubicaría a California entre los estados que le apuestan a la cadena perpetua.

El miembro activo de Amnistía Internacional recordó que en la actualidad 34 de los 50 estados de la Unión siguen conservando la pena capital, y 16 la han suprimido.

Está demostrado que la pena de muerte no hace una sociedad más segura y para y mantener una prisión, considerando a los guardias y el personal administrativo que se requiere, se gastan más de $600 mil dólares anuales, que podrían ser empleados para servicios que ahora están siendo recortados como el de educación, dijo.

Rose Ávila consideró asimismo que la prueba de sangre (ADN) no garantiza que se esté acusando injustamente a un inocente, porque se suelen manipular las evidencias.

Es un hecho y así lo confirman recientes estudios documentados, agregó, que el sistema judicial es injusto y que históricamente se ha demostrado que existe discriminación racial, primero contra los negros y ahora, además con los latinos, por lo que es mínimo el número de angloamericanos (de raza blanca) que son encarcelados.

Al preguntarle quiénes son los grupos que se oponen a que pase la Proposición 34, que aboga por la pena perpetua en vez de la de muerte, respondió que son los mismos oficiales que conforman el sistema carcelario de California y el resto del país.

Hay cientos de cárceles públicas y privadas y su administración deja mucho dinero a los interesados, ésta (la de las prisiones) es una de las industrias más grandes”, precisó el entrevistado de El Latino de San Diego.

En la exposición de motivos de quienes argumentan a favor de la Proposición 34 se indica que: “muchas personas piensan que la pena de muerte es más barata que la cadena perpetua, pero eso no es verdad, pues un reporte de análisis legisladores sobre la proposición, anticipa que los contribuyentes de California ahorraría $130 millones por cada prisionero”.

En un mensaje dirigido a los lectores señaló que sólo quienes tienen intereses personales o tienen una visión errónea de la realidad podrían estar en contra de la proposición, una de las más relevantes, puesta en juego en las próximas elecciones.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com