El 3 de diciembre Bob Filner hizo su juramento como alcalde de San Diego, la ciudad más grande de este condado. Filner tiene una historia muy larga como político y activista. Su historia política comenzó a la temprana edad de 18 años cuando fue arrestado por perturbar la paz y estuvo en la cárcel dos meses porque se negó a salir bajo fianza. Filner estuvo en la mesa directiva escolar de San Diego y en el consejo de la ciudad. También sirvió como congresista por 20 años.

En una reciente entrevista pudimos conocerlo un poco más y preguntarle cuales son algunos de sus planes para San Diego.

Miller- ¿Cuáles son sus tres prioridades en el primer año como alcalde?

Filner- Me gustaría decir trabajos, trabajos y más trabajo y la economía. También mejorar la infraestructura de las comunidades que están abandonadas, comenzar por mejorar los vecindarios. Mejorar las relaciones fronterizas con México, tener esperas más cortas al cruzar, mirar lo binacional en una forma muy positiva. Tener diversidad en mi equipo de trabajo, ya teniendo una tercera parte latina en mi equipo de trabajo; cambiar la cara del ayuntamiento, cambiar quien obtiene los contratos.

Miller- Siempre ha sido una persona muy activa políticamente, ¿cómo planea continuar esto?

Filner- Tener una presencia pública es importante, ir directamente a las comunidades. Durante la elección, yo gane porque la gente me conocía. Me importa que se haga de una manera personal.

Miller- ¿El Voto latino hizo la diferencia en su elección?

Filner- La comunidad hispana hizo la diferencia, fue una contienda muy cercana. Los resultados demuestran que el voto latino hizo la diferencia. Una gran cantidad de personas que cruzan la frontera son ciudadanos, aproximadamente 20 mil personas. Hicimos algo que tal vez no se había hecho antes, quisimos llegar a este público con publicidad durante la espera en el cruce. También estuve tomando clases de español hace un tiempo y planeo regresar. Hablo lo suficiente y las personas me tratan como un amigo y no como congresista o alcalde cuando les hablo su idioma.

Miller- Háblame sobre la violencia que cruza la frontera.

Filner- Este problema no es de San Diego solamente sino de toda la nación. Tenemos que aceptar que somos los proveedores de la mayoría de las armas y drogas, es una guerra nacional donde la demanda continua subiendo.

Miller- Tenemos un gran porcentaje de jóvenes que dejan la escuela, ¿qué va hacer como alcalde?

Filner- Parte de mi trabajo como alcalde es ayudar al sistema escolar, no tomar el control. Ellos están batallando con este asunto, lo que necesitamos hacer es que toda la ciudad se involucre, la ciudad tiene muchos recursos tales como parques, museos, tenemos a Qualcomm, Petco, etc., son lugares donde podemos llevar a los jóvenes después de escuela que es cuando se meten en problemas. Necesitamos tener una conversación más formal, donde los jóvenes aprendan, conozcan los programas para ellos. Algunas corporaciones lo hacen pero necesitamos hacer más, programas donde puedan impactar de 1 a 100 jóvenes.

Miller- Usted ha mencionado que la administración previa dejo que el problema de las familias indigentes (sin hogar) creciera a niveles imposibles, ¿cómo planea resolver este problema?

Filner- El problema de las familias indigentes es un problema económico y moral, nos afecta como seres humanos, nadie los quiere, tenemos una obligación con ellos como seres humanos. Somos la nación más rica del mundo y no debemos tener personas viviendo en las calles. Yo voy hacer todo lo posible por crear la ciudad que le pone un fin a este problema. Cuando estaba en el congreso, el presidente y yo anunciamos un programa para finalizar los indigentes veteranos. Si ese programa tiene éxito, y lo debe tener, entonces resolveremos la mitad del problema. Mi trabajo es que salgan de 4 mil a 5 mil personas de la indigencia. La ciudad tiene edificios que pueden ofrecer a este programa. Muchos tienen problemas mentales, no he conocido a nadie que le guste vivir en las calles.

Por: Fanny Miller

Ellatinoonline.com