ATLANTA.- Los profesionales de la salud destacan la importancia de las vacunas, tanto en niños como adultos, para la prevención de enfermedades y la disminución de disparidades de salud que afectan a minorías, entre ellas los hispanos.

La Semana Mundial de la Vacunación, que culmina este fin de semana, subraya el impacto que han tenido las vacunas en las últimas décadas y enfatiza la necesidad de ampliar la cobertura.

“Tenemos que recordarle a la gente que la mejor manera de prevenir las infecciones está en las vacunas y que las vacunas no son solo para niños, sino para todas las edades”, indicó a Efe María Luisa Ávila, pediatra y especialista en enfermedades infecciosas y salud pública.

De acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud, las vacunas evitan entre dos a tres millones de muertes al año al proveer protección contra enfermedades como la difteria, sarampión, neumonía, rotavirus, rubeola, tétanos y polio.

No obstante, cerca de 22 millones de niños en todo el mundo no están vacunados y los retos por una mayor cobertura persisten, con sus diferencias entre países en desarrollo y países desarrollados.

“La gente se ha olvidado de las enfermedades que las vacunas han prevenido y tanto en países desarrollados como en países en desarrollo hay grupos anti-vacunas que generan mensajes falsos”, aseveró.

De acuerdo con la experta, las vacunas han sido “víctimas de su propio éxito” y citó el caso de Europa donde la tendencia a no vacunar a los menores ha provocado un aumento en el número de casos de enfermedades que ya habían sido erradicadas, como el sarampión.

La falta de disponibilidad de la vacuna, por el contrario, sigue siendo uno de los mayores retos en los países en desarrollo, asegura.

Asimismo, la especialista en salud pública señaló que “los ciudadanos hispanos tienen un menor acceso a los servicios de salud (en Estados Unidos) y en muchos casos no cuentan con la información necesaria para tener acceso a la vacunación”.

Diversos informes de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), señalan que, pese a los avances logrados en años recientes, persisten disparidades entre minorías y blancos con respecto a los índices de vacunación en la mayoría de las enfermedades.

De acuerdo con un estudio de los CDC divulgado en 2013, los índices de vacunación para enfermedades como culebrilla (herpes zóster), virus del papiloma humano, tétanos y tos ferina entre las personas de 19 años o más son muy bajos y las minorías siguen siendo afectadas por una menor cobertura.

Además, durante la temporada de gripe de 2009-2010 también se observaron niveles de vacunación más bajos entre afroamericanos e hispanos en comparación con los blancos, de acuerdo con datos de los CDC.

Las disparidades entre adultos de minorías y blancos continúan siendo sustanciales, aunque en el caso de los menores hispanos sí se ha visto una disminución en la brecha, algo que Ávila señaló que se debe en parte a idea de que las vacunas son solo “infantiles”.

“Esta es una tendencia que tenemos que revertir, porque si no perdemos la oportunidad de protegernos contra enfermedades serias”, dijo la experta.

Los CDC trabajan con el objetivo de llegar a las minorías con la información necesaria -a través de sistemas de llamadas, registros vacunación y campañas para crear conciencia sobre la importancia de las vacunas- que ayude a disminuir la disparidades que afectan a este grupo minoritario.

Los CDC cuentan con un calendario de vacunas detallado para adultos en el sitio web www.cdc.gov

Asimismo, los CDC cuentan con el Programa de Vacunas para Niños (VFC), que ofrecen vacunas sin costo a menores de escasos recursos o que no tienen seguro médico.

EFE

Ellatinoonline.com