ESCONDIDO, CA.- El gobierno de la ciudad de Escondido, encabezado por su alcalde Sam Abed, busca tener injerencia en decisiones que sólo corresponden a la Asociación de Charros de Escondido, pero atrás de todo esto esta la intención de dañar la imagen de los latinos.

Las anteriores consideraciones las hizo su presidente Benjamín Cueva, quien dijo que ahora se ha querido usar a cuatro personas que fueron expulsadas de la asociación por un fraude en perjuicio de la agrupación.

Afirmó que “con ese pretexto” el administrador de la ciudad, Clay Phillips, les ha respondido que el gobierno local no reconoce a ninguno de los dos grupos, y por tanto, no se les permitirá hacer uso de las instalaciones del Lienzo Charro de Escondido.

Sin embargo, precisó, el gobierno municipal no tiene atribuciones para reconocer o dejar de reconocer a la asociación, una facultad, que dijo, es exclusiva de la Asociación Nacional de Charros y la Asociación de Charros de California.

Denunció que a pesar de contar con los documentos que confirman su registro oficial y contar con el pleno respaldo de ambas asociaciones, además de que una juez de la Corte Superior de San Diego resolvió a su favor, el gobierno local sigue “dilatando la decisión”.

El entrevistado señaló que por votación de los miembros de la asociación local fueron expulsados en forma definitiva y sin posibilidad de reconsideración alguna, los de nombre Jesús Bañuelos, José Luis Castrellón, Salvador Villalobos y Manuel Gutiérrez, quienes ocupaban los principales puestos de la mesa directiva y duraron muchos años sin querer dejar el cargo.

Señaló que pese a haber sido acusados de fraude y que existen documentos que lo prueban, el gobierno representado por el administrador Phillips, los “está usando como títeres en contra nuestra”.

“Se fueron enojados porque los expulsamos, pero nosotros hemos sido churros de Escondido por muchos años, y la Asociación Nacional de Charros sabe que desde que me tocó ser presidente por primera vez, a principios de los 90’s, siempre manejamos el dinero con honestidad”.

Benjamín Cueva indicó que una postura errática por parte del gobierno local fue el haber impedido que los directivos de la Asociación Nacional de Charros, emitieran su punto de vista y resolución en torno al caso frente al concilio de la ciudad, pues son los únicos quienes legalmente tienen la autoridad para hacerlo.

El entrevistado agregó que al margen de estas irregularidades, continuarán adelante con su proyecto de edificar en el lienzo charro de Escondido el llamado Caballo Park, un Parque Ecuestre para beneficio de los churros de esta comunidad y el norte del condado de San Diego, y para lo cual la ciudad ya les ha donado $50,000.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com