SAN DIEGO.- Los hermanos Raúl y Fidel Villarreal, ex agentes fronterizos acusados de tráfico de indocumentados fueron condenados a cumplir 35 y 30 años en una prisión federal por el juez John Houston.

Aunque la fiscalía solicitó 40 años de cárcel, la intervención de la defensa pudo haber sido factor para una pequeña ‘reconsideración’ de la pena, que Houston calificó como ejemplar ante un delito ‘repugnante’.

En la sala de la corte federal acudieron familiares y amigos de los sentenciados, quienes no estuvieron de acuerdo con la resolución dictada por el juez.

No hay evidencia suficiente y la decisión del jurado se basa en especulaciones, argumentó la defensa.

Sin embargo, el Juez Houston señaló que las cámaras que recogieron las imágenes donde se observa a los hermanos Villarreal transportando a los indocumentados y recibiendo dinero, son prueba irrefutable del hecho.

Raúl Villarreal, un ex agente de la Patrulla Fronterizo que antes del 2006 fue un personaje público al servir de portavoz de esta agencia federal y haber aparecido en un anuncio público interpretando el papel de un contrabandista, fue sentenciado a 35 años de cárcel, mientras su hermano Fidel a 30.

De hecho y por increíble que parezca, los hermanos Villarreal, nativos del estado mexicano de Durango, fueron acusados de ayudar a más de 500 inmigrantes indocumentados a cruzar la frontera, y habría sido Raúl el que reclutaría a su hermano Fidel para que participara en operaciones de tráfico de indocumentados mexicanos y brasileños.

Entre los testimonios en su contra destacan la declaración de una mujer brasileña quien asegura haber pagado 12 mil dólares a los hermanos para que le ayudaran a cruzar la frontera México-Estados Unidos.

Se dijo que la investigación federal dio inicio en mayo del 2005 cuando un informante alertó al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas. Con este dato, investigadores instalaron cámaras en zonas donde se suele dejar a inmigrantes, y colocaron equipos de grabación e instrumentos de seguimiento en vehículos de la Patrulla Fronteriza.

Pero el mayor síntoma de una eventual involucramiento en el caso se da en junio del 2006 cuando los hermanos renunciaron a su trabajo y huyeron a México, al saberse investigados.

Servicios El Latino

Ellatinooline.com