SAN DIEGO.- Luego de que el Senado aprobara la SB744, con lo que se da ‘luz verde’ al incremento de 21 mil agentes, con lo que sumarán más d e 40 mil para custodiar la frontera Estados Unidos-México, provocó una reacción de desaliento entre activistas y familias latinas.

La propuesta fue presentada por los senadores republicanos Bob Corker (Teneessee) y John Hoeven (North Dakota, dos estados tradicionalmente conservadores, y aprobada por los legisladores de la cámara alta.

La representación en San Diego de la Coalición de las Comunidades de la Frontera Sur (SBCC por sus siglas en inglés), sostuvo en un reporte que “las familias han sufrido las consecuencias de la última oleada (de agentes fronterizos)”.

Apoyado en un informe del Consejo Nacional de la Patrulla Fronteriza, fechado en 2008, se indica que “la Unión o Sindicato detalla “las consecuencias devastadoras de la última oleada que representaron agentes mal contratados, mal controlados y supervisados”.

“Por su propia admisión la Patrulla Fronteriza creía en 2008 que 25,000 agentes eran suficientes para garantizar la vigilancia de la frontera”, aseguró Christian Ramírez, director de SBCC.

En la actualidad, las 700 millas de barda fronteriza entre Estados Unidos y México es vigilada por más de 20 mil agentes.

Indicó que un ejemplo claro de hasta dónde han llegado los abusos por la pérdida de control fronterizo, es que el agente Justin Tackett, que cobró la vida, en septiembre del año pasado, de Valerie Munique Tachiquin, de Chula Vista, fue denunciado como un mal elemento por parte de la oficina del Alguacil del Condado de Imperial, y pese a ello fue contratado por la Patrulla Fronteriza.

“Debieron consultar a la comunidad”: Alvarez

«Como Concejal de la Ciudad de San Diego, estoy consternado por la noticia de que los líderes del Senado están a punto de aumentar drásticamente el número de agentes de la Patrulla Fronteriza y aumentar vallas fronterizas como parte del proyecto de ley de reforma migratoria”, dijo el regidor del octavo distrito de San Diego, David Alvarez.

Agregó que “esta obsesión por los extremistas aparece como una táctica política para no hacer frente a los problemas reales de nuestra nación. El aumento de las medidas de control fronterizo, sin la suficiente supervisión y rendición de cuentas, es irresponsable y no aborda las preocupaciones reales de los miembros de la comunidad fronteriza”.

“Renovar las leyes de inmigración del país es necesario”, continuó Alvarez, “pero esto no se debe hacer sin la debida consulta con las comunidades que tendrán que vivir con los efectos de esta mal pensada política. Puntos de referencia para la seguridad fronteriza se han cumplido, y la insistencia en la aplicación, pero esta insistencia en en aumentar los agentes, hace perder puntos en la realidad de las comunidades fronterizas que represento”.

David Alvarez sostuvo que “debemos invertir en la modernización de nuestros puertos y priorizar el comercio y el comercio como una forma de impulsar nuestras economías locales y nacionales. En su forma actual, esta propuesta pondrá en peligro la seguridad y la calidad de vida de los más de 6 millones de personas que llaman a la frontera de su casa en los estados de California, Arizona, Nuevo México y Texas «.

Por su parte, Richard Barrera, director de la Junta del Distrito Escolar Unificado de San Diego y nuevo Secretario-Tesorero del Concilio Laboral de los Condados de San Diego e Imperial expresó que “las familias y estudiantes que trabajan en la región fronteriza del sur de California están buscando que el Congreso de soluciones prácticas y justas que les llevan fuera de las sombras y plenamente en la economía y la democracia”.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com