WASHINGTON.- El peligro del “shut down” (cierre) del gobierno se cernía sobre la administración encabezada por el presidente Barack Obama.

Como ha ocurrido en los últimos años, los legisladores republicanos han advertido que no están dispuestos a abrir la puerta al que llaman “Obama Care” y cuyo nombre real es “The Affordable Care Act” (Ley de Salud Accesible).

Aunque la ley fue aprobada a finales del año pasado en lo que los opositores calificaron como ‘un sabadazo’, miembros del Congreso reviraron con una iniciativa que pretende desmantelar el ‘Obamacare’ y sitúa a Estados Unidos al borde de un posible colapso, si se retrasa la aprobación del presupuesto federal.

Frente a esta amenaza inminente ya salió el presidente Barack Obama quien dijo que la economía “ha hecho progresos en los últimos cinco años después de la peor recesión desde la Gran Depresión, pero el Congreso debe evitar otra crisis”.

Y expone la alternativa de solución: “pasar un presupuesto para finales (del presente mes de octubre) para conservar el gobierno abierto, y elevar el techo financiero de la deuda de tal manera que América pueda pagar sus facturas o compromisos”.

Pero los legisladores que se oponen al gobernante demócrata no piensan lo mismo y condicionaron la aprobación del presupuesto federal a que se retire la Ley de Salud “Obamacare”.

Con eso estamos cuidando la salud de los contribuyentes estadounidenses, dijo en tono sarcástico el senador John Bohener, en un acto público dentro del recinto legislativo, con una ruidosa demostraciónb frente a un cartel en el que se leía: Senate Must Act (Senado Debe Actuar) que enfatizó en la demostración de fuerza y desafío al Presidente.

Protagonizaron una ruidosa celebración en frente de un cartel declarando : “Senate Must Act” (El Senado Debe Actuar).

Pero el gasto público no era la única nube se cierne sobre el Capitolio. pues en octubre o principios de noviembre , el Departamento del Tesoro de Estados Unidos llegará a su límite de $ 16700 mil millones en préstamos.

Sin contar con una legislación para elevar el “ techo de la deuda legal “, los Estados Unidos, por primera vez , dejaría de pagar los préstamos de los tenedores de bonos como el gobierno chino.

En este panorama de incertidumbre y desafío político, los estadounidenses esperaban con inquietud el resultado de este nuevo episodio que de no revolverse convenientemente, impactaría la economía nacional.

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com