Cada novia es un mundo y para cada una de ellas existe el vestido perfecto. Conscientes de ésta realidad, las firmas dan una vuelta de tuerca a las tendencias de temporadas pasadas acortando el largo de la falda, buscando estéticas más contemporáneas y ampliando una paleta de colores que abandona progresivamente el blanco, en busca de empolvados, rosas, verdes y hasta negros.

UN ALTAR CON SABOR A NUEVA YORK

Nueva York es el epicentro de la moda del continente americano y los ecos de sus desfiles marcan el ritmo del resto de pasarelas mundiales, también en lo que a moda nupcial se refiere. Oscar de la Renta, Carolina Herrera, Jenny Packham o Zac Posen son solo algunos de los nombres que habitualmente desfilan por las alfombras rojas y también de camino a los altares.

Inspirada en las imágenes de Madame Yevonde -que fotografía a mujeres como si fueran diosas de la mitología griega-, Jenny Packham ha ataviado a sus novias con trajes inspirados en togas ancestrales, un giro de una diseñadora que cuenta con fieles clientas como Kate Middleton o Angelina Jolie.

Siluetas con cinturas de corte imperio, faldas con vuelo como si de una toga se tratara, y detalles en pedrería y encaje vertebran una de las colecciones más particulares de la pasarela neoyorquina. A excepción de algún tono champaña y un diseño en corto, la colección de ésta británica afincada en Nueva York ha primado por la elegancia de lo tradicional.

Aunque para tradicional, uno de los latinos con más poder en lo que a estilo se refiere, Oscar de la Renta propone un catálogo fundamentalmente romántico con vestidos de escote palabra de honor, largo hasta los pies, tul, organza, pedrería y el juego de transparencias del encaje que convierten a cualquier mujer en una auténtica princesita, si ese es su sueño.

Románticas, clásicas, diosas griegas o estrellas de cine de los años treinta: un amplia y variada paleta de siluetas, estilos y vestidos destinados a novias de todo gusto, que comienzan su camino hacia el altar en la mismísima pasarela.

BARCELONA, MECA DE LAS BODAS

La diseñadora Rosa Clará ofrece un piqué con volumen para las convencionales, encajes y tules para las románticas, pedrerías y gasas para las sofisticadas, y siluetas de cóctel para las más atrevidas.

Inspirada en las grandes divas del cine, la diseñadora catalana ha querido llevar al altar la sobriedad de Grace Kelly con vestidos discretos de cuello a la caja; el glamour de Rita Hayworth con faldas con vuelo años cincuenta, y la sensualidad de Marilyn Monroe con las transparencias de encaje, que este año vuelve con fuerza.

La firma Pronovias, el otro “grande” de la pasarela española, cumple este año medio siglo de vida y con este “leitmotiv” ha revisado sus archivos para ofrecer una versátil paleta de opciones a las futuras novias: desde una silueta de pedrería en tono “nude” con un toque glam, que bien podría desfilar por la alfombra roja, hasta un mullido tul en palabra de honor que rememora la silueta “New Look” de los cincuenta.

EFE

Ellatinoonline.com