SAN DIEGO.- La verdadera lucha de los grupos a favor y en contra del aumento al salario mínimo y días de enfermedad apenas ha comenzado.

Con la ratificación del voto del Cabildo a favor del incremento salarial, grupos de oposición (mayormente empresarios) iniciaron la colecta de firmas en busca de que la Ordenanza sea sometida al voto ciudadano en las elecciones de noviembre próximo.

De hecho, luego de que el alcalde Kevin Faulconer firmara a favor del veto de la Ordenanza aprobada y ratifica por el voto del Cabildo, en los últimos días han arreciado las posturas en pro y en contra de la misma.

La primera reacción la tuvo la Cámara Regional de Comercio de San Diego que encabezada por su presidente y ex alcalde Jerry Sanders, la cual ha iniciado una campaña de recolección de firmas en oposición a la misma.

Laurie Coskey, Directora Ejecutiva del Centro Interreligioso de Justicia Laboral, se mostró contrariada con el veto del alcalde, ya que, argumentó, el aumento salarial “va a estimular la economía de San Diego, poniendo $ 260 millones al año en los bolsillos de los que trabajan duro residentes de San Diego, lo que les permite alcanzar la dignidad”.

“El sueño Americano”, continuó, “es premiar el trabajo duro y la iniciativa con la oportunidad de cuidar de su familia. Con la firma de esta medida, el alcalde Faulconer literalmente permitiría a cientos de miles de residentes de San Diego que trabaja para proporcionar cuidado de niños y para no ser penalizado por quedarse en casa desde el trabajo si está enfermo o sufre un niño enfermo “.

Sin embargo, la postura de Faulconer y su antecesor (Sanders), es que ello impactará fuertemente sobre la economía local, especialmente, consideran, cuando todavía no se recupera el empleo y se logra la estabilidad de las pequeñas empresas.

Horacio Rentería

Ellatinoonline.com