SAN DIEGO.- La llamada “Operation Hard Candy” (Operación del Caramelo Duro), ha dado buenos resultados para tranquilidad de la población

Iniciada en octubre del 2015, el operativo policiaco llevado a cabo por agentes encubiertos del Departamento de Policía de San Diego, ya fructificó en la captura de 31 sospechosos de venta de drogas.

Fue el equipo llamado Central Division Comand Enforcement Team (Grupo de Aplicación, Comandada por la División Central), el responsable del exitoso operativo policiaco.

De hecho, el operativo se lanzó, indicaron fuentes próximas a la corporación policiaca, a raíz de denuncias presentadas por residentes y propietarios de negocio de la comunidad de East Village, en la ciudad de San Diego.

East Village se encuentra en el mismo barrio donde se ubica el popular parque de béisbol de San Diego Padres (Los Padres de San Diego), en el centro de San Diego.

Consignan a 22

Se informó que debido al operativo fue posible consignar, con evidencias, a 22 de los 31 arrestados, y los agentes encubiertos, que se confundieron con el mercado de drogas, confirmaría que en la calle circula entre los distribuidores y vendedores de estupefacientes, la metanfetamina o ‘cristal”, la heroína y la cocaína.

Por eso, confirmaron los agentes, muchos de estos vendedores y distribuidores de drogas están asociados a otros delitos como son los robos, indicó la Fiscal Bonnie Dumanis, Procuradora de Distrito del Condado de San Diego.

“Barrios más seguros”

Dijo la funcionaria policiaca que al trabajar en asociación con el Departamento de Policía de San Diego, “hemos sido capaces de responder a las preocupaciones de la comunidad y aprehender a criminales” que comercializaban con narcóticos en calles del centro de la ciudad.

Por su parte, la jefa de policía local, Shelley Zimmerman, consideró que este tipo de acciones ayuda a que los residentes de San Diego vivan “en barrios más seguros”.

“La competencia entre estos distribuidores por el control del tráfico de drogas, combinado con la influencia pandilla criminal, generó un medio ambiente muy peligroso para toda la comunidad », dijo la jefe de policía.

Los cargos contra los acusados incluyen la venta de sustancias controladas, y en función de los antecedentes penales del acusado, las sanciones podrían incluir

la libertad condicional, la desviación de drogas, la custodia local o una prisión estatal.