SAN DIEGO.- ‘Acusado de beneficiarse de una mortífera crisis de opiáceos que asola a la clase media de Estados Unidos, el creador del medicamento para el dolor más vendido del mundo, OxyContin, pasó a la ofensiva ante el creciente escrutinio gubernamental”, según información de AFP.

Las autoridades estiman que 2.4 millones de estadounidenses son adictos a los opiáceos, los narcóticos que incluyen analgésicos recetados, así como la heroína.

La noticia dada a conocer por Jean-Louis Doblet indica que “Purdue Pharma, una empresa privada que hizo la fortuna de la familia de filántropos Sackler, confirmó en Twitter que está pidiendo a los representantes de las empresas que animen a los médicos a recetar los medicamentos contra el dolor que los adictos suelen abusar”.

“Hemos reestructurado y reducido significativamente nuestra operación comercial y nuestros representantes de ventas ya no promocionarán los opioides a los prescriptores”, dijo Purdue Pharma.

Precisamente, la prescripción excesiva de medicamentos para el dolor ha provocado la dependencia de millones de estadounidenses y una explosión de sobredosis fatales.

Purdue Pharma es uno de los fabricantes nombrados por la ciudad de Nueva York en una demanda de 500 millones de dólares presentada el mes pasado para recuperar los costos del combate institucional a la creciente crisis de los opiáceos.

El número de muertes por sobredosis en Nueva York se duplicó en sólo cinco años. En 2016 más de mil personas murieron por esa causa en esa ciudad. Ese año, más neoyorquinos murieron por sobredosis de opiáceos que por accidentes automovilísticos y homicidios combinados.

La demanda, como cientos de otras, acusa a los fabricantes de comercialización engañosa y distribución excesiva de analgésicos recetados, lo que representa una carga para la ciudad, con mayores costos de atención médica, justicia penal y aplicación de la ley.

El presidente Donald Trump ha descrito a la crisis de opiáceos como una emergencia nacional de salud pública.

OxyContin, vendido por Purdue Pharma, es el medicamentos contra el dolor más popular del mundo e hizo la fortuna de la familia Sackler, una de las dinastías filantrópicas más grandes del país.

Los hermanos fundadores de la compañía, Mortimer y Arthur Sackler, han fallecido, pero su nombre sigue vivo en múltiples museos en los Estados Unidos, Londres y París. Otros miembros de la familia Sackler aún forman parte de la junta directiva de la compañía Purdue Pharma.

El año pasado, la revista The New Yorker dijo que OxyContin había generado 35 mil millones de dólares a Purdue Pharma desde que salió al mercado en 1995.

Michelle Salazar

Ellatinoonline.com