SAN DIEGO.- Un presupuesto de $6.26 billones para el ejercicio fiscal 2018-2019, que entraría en vigor el 1 de julio próximo y que representa un incremento de 8% respecto al del año pasado fue puesto a consideración de la Junta de Supervisores del Condado de San Diego, con altas probabilidades de que sea aprobado.

El consejo votó unánimemente para recibir el presupuesto preparado por el Jefe Oficial Administrativo Helen Robbins-Meyer en el tercer día de audiencias de presupuesto.

Se anticipó que el proyecto de presupuesto deberá determinará los gastos del condado para el año fiscal que comienza el 1 de julio próximo.

Robbins-Meyer dijo que el aumento proyectado no representa  “gastar salvajemente ‘’, pero es más bien el resultado de condiciones económicas favorables como un aumento proyectado del 4.7 por ciento en los valores de propiedad evaluados.

“Este es un presupuesto emocionante. Nos encontramos en una economía fuerte y un estado (gobierno) que está agregando dinero a fondo de eventualidades y no tomar dinero de los gobiernos locales’’.

La mayor parte del presupuesto propuesto, 33.6 por ciento, va a la salud y servicios humanos: $ 2.1 mil millones. Algo más del 30 por ciento, o $ 1.9 mil millones, iría a la seguridad pública.

Asimismo el gasto propuesto en todos los conceptos iría hacia los salarios, que representan $ 2,23 mil millones del presupuesto total.

Eso incluye un aumento de 167 puestos equivalentes a tiempo completo, dijo Robbins-Meyer.

Ayudar a las personas sin hogar es una de las áreas objetivo del presupuesto propuesto.

Por ejemplo, el plan de gastos pagaría por un programa piloto en el que los equipos de médicos y profesionales de la salud mental son llamados a las áreas donde personas sin hogar se congrega para ayudarlos, en lugar de que la policía controle sus necesidades.

El presupuesto también pagaría por un aumento en el número de enfermeras para administrar vacunas y atender otras necesidades médicas.

Otras propuestas incluyen dos nuevos Live Well Centers en Oceanside y Sureste de San Diego. Esos centros ofrecen servicios médicos y de otro tipo bajo un mismo techo.

“El presupuesto, para mí, refleja la responsabilidad fiscal  y ese es un sello distintivo de esta Junta de Supervisores y esta administración”, acotó la Supervisora Diane Jacob.

Varios miembros del público que hablaron elogiaron al condado por gastar en un nuevo programa de tratamiento de la adicción, que incluye programas de justicia restaurativa, pero algunos dijeron que se necesita hacer más para aliviar la falta de vivienda y viviendas asequibles.

“Me retiré hace varios años y lo que pensé iba a ser el comienzo de mis años dorados resultó ser mi peor pesadilla “, dijo.

Barbara Pinto.

“Estaba buscando”, agregó, “viviendas asequibles” La residente de Barrio Logan dijo que se vio obligada a mudarse tres veces en tres años debido al aumento de los alquileres.

Eliminar la burocracia y usar la propiedad excedente del condado para nuevas viviendas son algunos de los planes del condado para abordar la asequibilidad de la vivienda y falta de vivienda.