BROWNSVILLE, TEXAS.- A partir del 12 y 13 de julio próximo, en Casa Padre de esta comunidad, se entrevistarán a 1,000 niños migrantes que se encuentran en el Centro de Detención.

Por ello y dado que sólo disponen de dos días y de 9 a 12 horas por día para hacerlo, además de que cada entrevista requiere un tiempo aproximado de una hora, la institución anticipó que ello significa que “necesitaremos aproximadamente 70 abogados, más intérpretes”.

Y precisan que “necesitamos algunos intérpretes que hablen idiomas indígenas de Centroamérica, así como español y otros idiomas de todo el mundo”.

Ejemplifica Casa Padre que “la semana pasada, nuestro equipo estaba buscando una persona que hablara Punjabi mientras entrevistaba a un niño en una de las estaciones de la Patrulla Fronteriza”.

Se añadió que asimismo “estamos buscando profesionales médicos y terapeutas-pediatras voluntarios que ofrecerse como voluntarios para brindar asistencia en el lugar, ambos días”.

Se advierte que “casi ningún ciudadano privado puede reunirse con estos niños, pero un número limitado de abogados puede hacerlo y necesitamos más abogados voluntarios en nuestro equipo, a la luz de la crisis actual”.

Se aclara que “si va a Brownsville (u otro de los sitios donde se retiene a los niños), puede documentar quién y dónde están estos niños, quiénes son sus padres y hasta qué punto los niños recuerdan dónde y cuándo se separaron de ellos, sus padres, para que podamos proporcionar esa información a la corte y buscar su pronta reunificación con sus familias”.

También aclara Casa Padre que “no hay fondos de viaje disponibles y todo el trabajo se realiza de forma voluntaria. Si no puede ayudar con la visita, también es probable que necesitemos voluntarios para visitar las instalaciones de ORR/Southwest Key, una vez que se establezcan esas fechas.

“La historia, así como las condiciones actuales en todo el mundo, nos dicen cuán critico es este proceso e información en circunstancias como las que estamos presenciando aquí. La separación de estos niños de sus familias pone de relieve un punto oscuro en nuestra historia de desarrollo como nación”, se afirma en la invitación a los voluntarios a participar en esta cruzada de dos días.