MOSCU, RUSIA.- Serán Francia y Croacia los que disputarán una final inédita en la Copa del Mundo (de Fútbol 2018.

Como es sabido los galos vencieron en semifinales, 1-0 en un cerrado partido a Bélgica, considerado como uno de ‘los caballos negros’ de la Copa.

Croacia, por su parte, es el equipo que dio verdaderamente la sorpresa, pues fuera del tercer lugar que Croacia obtuvo en la Copa Mundial de Francia, en 1998, sólo unos pocos apostaban a que llegarían a la instancia más importante de este ‘torneo corto’.

Francia, por su lado, obtuvo la Copa en su país hace dos décadas, y aunque hasta ahora ha lucido como el conjunto más consistente de la Copa, Croacia ha mostrado su poder en lo futbolístico y su coraje deportivo.

Y el dato significativo es que fue el 14 de julio de 1789 cuando los franceses llevan a cabo su Revolución con la famosa Toma de la Bastilla, además de que este movimiento social y la Constitución francesa son tomadas como modelos para la mayoría de los países del mundo.

Como es sabido, Croacia es uno de los países más pequeños del mundo, con poco más de 4 millones de habitantes y que es fruto de una fragmentación de países que lograron liberarse del control de la desaparecida Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas, URSS, hoy Rusia –irónicamente donde hoy se lleva cabo la Copa Mundial- y logró liberarse de Yugoslavia y del control comunista, en medio de gran sufrimiento.

Y lo más relevante en su caso es que, a diferencia de Francia que ya ha conquistado una Copa del Mundo, Croacia está haciendo historia al llegar a esta instancia y no pocos apuestan a su favor.

Pero lo cierto es que hoy ambos tiene la gran oportunidad de darle una gran alegría a su pueblo, aunque los franceses van a buscar celebrar su gran historia con un triunfo sobre los croatas, en el partido programado para llevarse a cabo este domingo 15 de julio, y que se jugará en el estadio Luzhniki, de Moscú.