SAN DIEGO.- El estado de California se encuentra en estado de alerta debido a los incendios que en el norte del condado ya han costado la vida de bomberos y civiles, y amenazan al resto de la población.

Luego de que durante el fin de semana de julio ascendiera el termómetro a registros inusuales, se reportó el surgimiento de un gran incendio conocido como Carr Fire, en la ciudad de Redding, al norte de California, así como en los estados de Oregon y Washington.

Las evacuaciones no se hicieron esperar, aunque el lunes 31, ya estas se habían levantado, se recomendó a la población estar atentos porque durante el mes de agosto continuarían las altas temperaturas.

“El público deberá estar atento y permanecer vigilante en las actuales condiciones de altas temperaturas y de propagación de incendios, por favor atienda a las órdenes de cierre de carreteras o caminos y cualquier posible advertencia de evacuación”, se indica en un comunicado enviado la mañana del lunes 31 por Car Fire.

No obstante, la propia fuente de información que daba cuenta de que se habían levantado las órdenes de evacuación en poblaciones y comunidades como Summit City, Buckeye, River Park y más al este en algunas áreas de Riverside y San Bernardino, se confirmaba la permanencia de un foco de incendio en Shasta County, perteneciente al Condado de la Trinidad.

De acuerdo con el último reporte ahí se habían  quemado 110,154 acres, con apenas el 27% contenido.

Por lo que se refiere a San Diego, los incendios surgidos en Carlsbad, San Pasqual Valley y las comunidades y caminos vecinales de i Via Cuesta; Via Vista Grande; Prestige Street; Day Star Way; Oak Grove, Rancho Villa,

Rangeland, Rustic Villa and Weekend Villa roads; and Cinque Terre, Corniglia, Highland Hills, Horizon View y Rio Maggiore, se tenían prácticamente controlados por los elementos de bomberos de la región.