SAN DIEGO.- El gobierno del condado, que ha estado promoviendo activamente una vida saludable como parte de su visión “Live Well San Diego”, cuyo objetivo es mejorar la salud y la calidad de vida de los residentes del área, anunció una disminución de la tasa de mortalidad infantil que ahora es más baja que en el estado y la nación.

La mortalidad infantil se refiere a la cantidad de bebés que mueren antes de llegar a su primer año de vida.

“Se ha avanzado en la prevención de muertes infantiles en los últimos 20 años. La tasa del condado comenzó a bajar en 2000 y ha sido consistentemente más baja que el estado y la nación”, informó.

En 2016, el año más reciente para el que hay datos disponibles en el condado de San Diego, la tasa de muertes infantiles en la región fue de 3.7 muertes por cada 1,000 nacimientos vivos, muy por debajo del objetivo nacional de “Healthy People” de 6.0.

En comparación, la tasa de mortalidad infantil en California fue de 4.5 y 5.6 en los Estados Unidos. La tasa actual de San Diego también es mucho más baja que las 5.9 muertes que se informaron en 2000.

Los mismos datos muestran que la tasa de mortalidad de los niños afroamericanos subió a 10.7 en 2016, después de alcanzar un mínimo de 6.1 en 2011.

Si bien el número de muertes infantiles es pequeño en el condado de San Diego -nacen aproximadamente 44,000 bebés cada año- la tasa se usa como un indicador del estado de salud de una región y para comparar las condiciones de salud de diferentes grupos étnicos.

«La tasa de mortalidad infantil ha disminuido constantemente en los últimos años y eso es una gran noticia», dijo Wilma Wooten, MD, MPH, oficial de salud pública del condado para el condado. «Esto significa que menos bebés están muriendo en la región. Sin embargo, la tasa de mortalidad de los niños afroamericanos sigue siendo alta en comparación con otros grupos étnicos».

Aunque la tasa general de mortalidad infantil y las tasas de la mayoría de los diferentes grupos de población en el condado de San Diego han disminuido en los últimos 15 años, la tasa de mortalidad infantil en bebés afroamericanos sigue siendo más alta que la de otros grupos étnicos. Esta tasa es más del triple que la de otros grupos. En 2016, los asiáticos tuvieron la tasa de mortalidad infantil más baja de 2.4, seguida por los blancos con 2.7 y los hispanos con una tasa de 4.5.

En los últimos años, ha habido buenas noticias en este frente. La tasa de mortalidad infantil para los afroamericanos alcanzó un solo dígito por primera vez en el condado en 2006, cuando se reportaron 8.7 muertes por cada 1,000 nacidos vivos.

Desde el año 2000, la tasa de mortalidad infantil entre los niños afroamericanos ha variado entre un máximo de 18.1 y 10.7 en 2016.

«Es genial ver que las disparidades en la mortalidad infantil están disminuyendo, pero las diferencias raciales y étnicas siguen siendo importantes», dijo Wooten.

Septiembre es el Mes Nacional de Concientización sobre la Mortalidad Infantil y Wooten está alentando a las mujeres embarazadas a adoptar un estilo de vida saludable para que puedan tener un embarazo libre de problemas y un bebé saludable.

La atención prenatal, la lactancia materna, las inmunizaciones y la nutrición adecuada durante los primeros años de vida ayudan a mejorar los resultados saludables para los bebés.

«La edad, los niveles de ingresos, la raza y la etnia juegan un papel, pero el factor más importante es la salud de la madre. Un embarazo saludable comienza antes de la concepción y continúa con un cuidado prenatal apropiado «, dijo Wooten. «Visite a su médico en los períodos de tiempo recomendados para su edad, de modo que pueda abordar los problemas si surgen».

Es importante que todas las mujeres en edad reproductiva adopten conductas saludables, como tomar ácido fólico, mantener una dieta y un peso saludables, mantenerse físicamente activas y dejar de consumir tabaco y beber en exceso.

Mejorar la salud y la calidad de vida de los residentes del área es uno de los objetivos de las autoridades del condado. Foto: livewellsd.org.