SAN DIEGO.- Pasar largas horas sentado, ya sea por el trabajo, por flojera o cualquier otro motivo, ocasiona la pérdida de las capacidades de resistencia y elasticidad de los glúteos debido a la disminución de colágeno y elastina, dos proteínas esenciales para el buen funcionamiento de los tejidos.Un trasero que ha perdido colágeno y elastina debido a los malos hábitos se vuelve plano a tal extremo que la figura corporal deja de ser estética. Es fácil observar en los demás esta realidad, pero muchas veces no somos capaces de mirarnos la parte de atrás en un espejo para comprobar si nuestras nalgas han perdido protagonismo.

Los glúteos son mucho más que un cojín para sentarnos cómodamente. Constituyen un factor importante de equilibrio del cuerpo y cuando dejan de ser eficientes son la causa de que no podamos movernos correctamente.

Un trasero robusto, además de ser atractivo y alimentar nuestra autoestima, es señal de buena salud. Claro, aquí no estamos hablando de los que han sido objeto de una ayudadita artificial por un cirujano estético, sino de los que son producto del ejercicio diario y de evitar los malos hábitos o las consecuencias de la rutina cotidiana.

Una persona que permanece sentada durante ocho horas frente al escritorio de una oficina o en la silla de una fábrica o en el asiento de un taxi o camión, está sometiendo sus glúteos a un aplastamiento que por necesidad terminará eliminando colágeno y elastina, indispensables para mantener su forma y su textura.

Está comprobado que lo que se conoce como “amnesia glútea”, o sea una incorrecta activación del glúteo mayor, está relacionada con el desarrollo del dolor lumbar así como con el funcionamiento inadecuado de la rodilla.

El trasero está dividido en glúteo mayor, medio y menor que en conjunto forma un grupo muscular indispensable para la realización de los movimientos corporales. Es el impulsor de cada paso que damos al caminar y de mantenernos en equilibrio para no caer. Por eso es tan importante tener un trasero fuerte.

Mantenerlo saludable no sólo es necesario para realizar las actividades diarias o para la práctica de algún deporte, sino que es fundamental para evitar hasta el 70 por ciento de las lesiones de cadera.

Además, si los glúteos no realizan adecuadamente su función, está terminará por recaer en otras partes del cuerpo, por ejemplo las articulaciones que, al no estar diseñadas para ese fin, acaban deteriorándose.

Los especialistas recomiendan evitar todo lo posible permanecer muchas horas sentado, pero si su trabajo se lo exige, es aconsejable hacer descansos aunque sea de cinco minutos para cambiar de postura.

Lo más importante es hacerse a la idea de las terribles consecuencias que puede llegar a tener el mantenerse sentado mucho tiempo, con el fin de crear buenos hábitos, como por ejemplo la práctica de ejercicios para los glúteos como lo son la sentadillas o el caminar.

Hacer ejercicio para los glúteos además de mejorar la figura evitan daños a la salud. Foto: bienysaludable.com.