SAN DIEGO.- Para que un cabello luzca fuerte y con brillo es necesario cuidarlo debidamente para que no se deteriore. Sin embargo, son muchas las personas que utilizan diariamente distintos químicos y aparatos que dañan el cabello.

No obstante las actividades diarias como el trabajo y el cuidado del hogar es posible mantener el cabello saludable y brillante. Sólo es necesario practicar algunos sencillos consejos para conseguirlo.

De cuerdo al sitio de Internet Schwarzkopf al cabello lo sometemos a lavados frecuentes, diferentes colorantes, lo rizamos y lo alaciamos. Para llevar a cabo estas rutinas se utilizan una serie de aparatos como las rizadoras, planchas y secadoras, que perjudican el pelo y el cuero cabelludo debido al calor que despiden.

Si bien es cierto que el cabello es muy resistente y soporta el tormento al que lo sometemos todas las mañanas, al utilizar productos calientes hacemos que requiera de más cuidado para su recuperación.

Cada tipo de pelo tiene sus propias características, pero con un poco de atención y esfuerzo podremos lucir una hermosa y brillante cabellera.

Si sufres de algún problema temporal como la caída del cabello, por ejemplo que no tenga volumen o si tienes las puntas abiertas, debes conseguir los productos correctos para restaurar los daños.

Recuerda asegurarte de las características de tu cabello para que utilices el producto de acuerdo a tus necesidades capilares.

El cabello largo siempre necesitará más atención que el pelo corto. Por lo tanto si lo tienes largo y usas mucho la secadora y la plancha, no te sorprendas del desgaste sobre todo en las puntas.

Si eres de las que tiene el cabello largo y utilizas mucho los productos calientes para peinarte, evita aplastar mucho el cabello y no peines tanto las puntas.

Otra recomendación es dejar que tu cabellera se seque al aire después de bañarte. Esto es excelente para recuperar el brillo.

Desde luego, no siempre hay tiempo para dejarlo secar y recurrimos a la secadora. Cuando suceda esto recurre a cremas y otros productos protectores de calor para aplicártelos con el cabello húmedo antes de utilizar la secadora.

Antes de aplicar cualquier producto es muy importante utilizar un shampoo y acondicionador de acuerdo a las características y necesidades de tu cabello. Y es mejor si lo lavas con agua tibia, ya que le dará más brillo y flexibilidad.

Las estaciones del año también son factores que afectan al cabello.

Por ejemplo, hay una infinidad de productos contra el anti-frizz debido a que en el verano el cabello tiene electricidad y es muy incomodo tener que peinarse a cada rato.

También durante la época de calor, el sol aclara los pigmentos del cabello dejándolo sin vida.

Por el contrario en un frío extremo, la cabellera tiene efectos de resequedad y falta de brillo.

El aire seco durante el frío deja frágil y deshidratado al pelo. Es aquí cuando hay que recurrir a un producto hidratante para garantizar la salud del cuero cabelludo.

Por suerte existen varios productos que eliminan estas incomodidades creadas por las condiciones ambientales.

Otros consejos que debes tomar en cuenta son: cepillarte todos los días, evitar la exposición al sol durante mucho tiempo, cortar frecuentemente las puntas, y no menos importante, llevar una alimentación sana consumiendo verduras, frutas, frutos secos y productos lácteos, además de bastante agua durante el día.