SAN DIEGO.- Se acerca el invierno y con él el frío y las bajas temperaturas se tienen efectos devastadores para la piel.

Los climas extremos suelen alterar el estado de la piel resecándola con facilidad. Por lo tanto, ante la llegada de la temporada invernal debemos aplicar los cuidados necesarios para mantenerla sana.

Para mantenerse saludable, es preciso que las células de la piel se mantengan hidratadas y libres de impurezas.

A continuación le presentamos varios consejos de La Vanguardia para hacerle frente a las inclemencias del tiempo.

Hidratación. Sabemos que el frío reseca mucho la piel, por lo que es indispensable mantenerla hidratada en todo momento.

Hay que aplicar cremas especiales para cada tipo de piel y tomar mucha agua. Un buen truco consiste en añadir gotas del sérum, que se usa en la base del maquillaje.

Esto hará que tu piel se nutra durante todo el día. En la noche cuando te desmaquilles aplica un spray de agua termal o masajea con una esponja facial.

Exfoliación. A pesar de que la piel del rostro es muy delicada y se pueda escamar fácilmente, se debe exfoliar para tener un cutis más sano eliminando las células muertas.

La exfoliación en climas fríos, tanto para el cutis como en el resto del cuerpo, se debe hacer dos veces por semana lo mismo que durante el verano.

A diferencia del clima cálido, en invierno se debe elegir un producto exfoliante más suave y menos agresivo para la piel.

Limpieza. En lugar de utilizar jabones, geles o espumas convencionales, utiliza productos que incluyan hidratantes, que eliminen el maquillaje y limpien tu rostro.

Ten cuidado en los productos que compres, recuerda que lo mejor es asesorarte con un experto de belleza. El(ella) sabrá qué aconsejarte de acuerdo a tu tipo de piel.

Mascarillas. Este modo de limpieza e hidratación siempre la debes aplicar sin importar la estación del año. Una buena mascarilla te nutrirá e hidratará si la aplicas una o dos veces por semana.

Es importante que durante el invierno elijas una mascarilla que sea relajante, ya que la humedad y el frío cuando se unen al calor de la calefacción provocan que la piel se someta a altos niveles de estrés

Piernas. También es sumamente importante no descuidar otras partes de nuestro cuerpo. Al igual que el rostro, nuestras piernas necesitan de un cuidado suave y efectivo de hidratación y exfoliación para sentirlas y lucirlas mejor.

Junto con la sequedad del frío, se suma el hecho de vestir pantalones, medias y botas, lo que reseca la piel al estar las piernas encerradas. Además de la depilación, se recomienda exfoliarlas una vez por semana y dar un masaje suave relajante para aumentar la circulación.

Manos y pies. Nuestras extremidades también sufren las consecuencias de mucha resequedad durante el invierno, así que se deben mantener hidratadas cada día con cremas adecuadas.