SAN DIEGO.- Ampliamente conocido por su delicioso sabor, el aguacate es un valioso aliado para la salud y el cuidado de la belleza. Contiene más potasio que el plátano, es rico en luteína y fibra. Se le considera un valioso auxiliar para la pérdida de peso.

Las culturas milenarias asentadas en la altiplanicie mexicana ya conocían las ventajas de este fruto mucho antes de la llegada de los colonizadores europeos. La evidencia del uso del aguacate por los primeros grupos humanos proviene de la cueva de Coxcatlán en Tehuacán, Puebla.

A nivel mundial, México es el principal productor y exportador de aguacate con dos millones de toneladas anualmente. Se cultiva en 28 estados pero Michoacán lleva la delantera.

Debido a sus propiedades, el aguacate tiene muchas aplicaciones cosméticas y dermatológicas. Su empleo en el cabello lo mantiene hidratado y lustroso además de eliminar la caspa. Si se usa como mascarilla puede prevenir los rasgos de envejecimiento y es un magnífico exfoliante casero. Además, es muy efectivo para eliminar las bolsas de los ojos y ayuda a eliminar las estrías.

El aguacate ayuda a mantener la piel suave y flexible. Previene contra los dañinos rayos solares ultravioleta y reduce las marcas y las arrugas.

Este fruto maravilloso combate la psoriasis y elimina gradualmente las escamas de la piel.

Las personas con problemas de resequedad deberían consumir aceite de aguacate para recuperar la tersura y brillo de la piel.

Entre las muchas propiedades médicas del aceite de aguacate destaca su facultad de regular la presión arterial, su efecto regenerativo sobre los tejidos del cuerpo y su capacidad de elevar los niveles de colesterol HDL, mejor conocido como colesterol bueno, reduciendo el riesgo de enfermedades cardiovasculares. También previene enfermedades oculares como la catarata y el deterioro de la mácula.

El fruto del aguacate es uno de los más nutritivos entre todas las frutas comerciales. Tiene un alto contenido de calorías, proteínas, lípidos y vitaminas, así como potasio, fósforo y calcio.

Actualmente, además de los frutos frescos se utiliza la pulpa congelada, deshidratada, y los extractos de aceite para la industria cosmética. Las hojas, semillas y corteza se utilizan como remedio medicinal y en la producción de tintes.

Los aguacates contienen 25 miligramos por onza de un compuesto de la planta natural de esterol llamado beta-sitosterol, su estructura química es muy similar a la del colesterol. Diversos estudios han evidenciado que el consumo regular de beta-sitosterol y otros esteroles vegetales ayudan a mantener un nivel saludable de colesterol.

El aguacate también es bueno para la vista, ya que contiene luteína y zeaxantina, dos fitoquímicos esenciales para la salud ocular. Estos dos compuestos actúan como antioxidantes en el ojo y pueden minimizar el daño y reducir el riesgo de desarrollar degeneración macular relacionada con la edad.

La vitamina K, presente en el aguacate puede ser clave en el tratamiento de la osteoporosis ya que ayuda a mantener los huesos sanos mediante el aumento de la absorción de calcio y la reducción de la excreción urinaria. Se sabe que una baja ingesta de vitamina K está asociada con un mayor riesgo de fracturas óseas.

El aguacate nos aporta energía, ayuda a disminuir la inflamación de las articulaciones y estabiliza el ritmo cardíaco.

¿Sabía usted que, debido a su piel rugosa, al aguacate se le conoce en algunos lugares como pera de cocodrilo?