SAN DIEGO.- Lugo de que el presidente Donald Trump anticipara, a través de su cuenta de twitter, que “empezará el proceso de deportación de millones de extranjeros ilegales quienes se encuentran ilícitamente en Estados Unidos”, el temor y la preocupación ha resurgido entre la comunidad indocumentada.

El miedo se acrecentó con las recientes declaraciones de Mark Morgan Director Interino de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), en las cuales confirmó que este domingo 23 de junio inicia la búsqueda comenzando con las ciudades de Los Ángeles, San Francisco, Atlanta, Baltimore, Chicago, Denver, Houston, New Orleans, New York.Dijo que los agentes aplicarán ‘cero tolerancia’ pero actuarán conforme a la disponibilidad de los recursos, pues reconoció que no cuentan con el personal necesario para detener y deportar a 11 millones de indocumentados.No obstante, se anticipó que los agentes ya se han estado preparando para este operativo específico y han recibido entrenamiento específico.

Ante este anuncio, la organización activista American Friends Service Committe, AFSC, (Comité de Amigos Americanos), Capitulo San Diego, afirma en su sitio que “nadie debe ser detenido y deportado. Y es fundamental que hagamos todo lo posible para proteger a los miembros de nuestra comunidad para garantizar que vivan en la seguridad y la paz que todos merecemos”.

“Dígale al Congreso: ¡No más fondos para ICE y la Patrulla Fronteriza!. Durante décadas, ICE y la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) han separado a las familias y han aterrorizado a nuestras comunidades. Nuestro presupuesto federal no debe utilizarse para financiar la agenda anti inmigrante del presidente Trump. Mientras el Congreso y el presidente continúan negociando un presupuesto para 2020, dígales a sus representantes: ¡Recorte los fondos a ICE y CBP para eliminar el odio!”, se indica en el escrito de AFSC.

El propio Morgan recordó que en febrero de este año, ICE envió alrededor de 2,000 cartas a familias e individuos quienes ya han recibido órdenes de deportación por jueces de inmigración y que deberían haber cumplido desde marzo pasado, dijo.

Se estima que hay en Estados Unidos más de 11 millones de indocumentados