Desde migrantes a quienes se prometieron falsos análisis para coronavirus, a productos que falsamente previenen o curan el Covit 19 e intentos masivos por internet, ya han comenzado a surgir fraudes que aprovechan la consternación por el nuevo virus.

Dos indocumentados temerosos tanto de contagiarse del coronavirus como de acudir a servicios médicos, donde temían ser identificados por su condición migratoria, pagaron miles de dólares por presuntos exámenes para detección del virus.

Ambos mexicanos residentes en Los Ángeles, dijeron haber pagado tres mil dólares y cuatro mil dólares respectivamente, por presuntas pruebas para detectar el virus, sin que los resultados reflejaran conclusiones concretas.

Luego de pagar y recibir los supuestos resultados la persona que les aseguró que llevaría sus pruebas a un laboratorio desapareció.

Autoridades federales mientras tanto encontraron en el aeropuerto de Los Ángeles un envío con kits falsos para pruebas sobre el coronavirus.

La oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) informó que un paquete que llegó de Inglaterra tenía una declaración aduanal de “ampolletas con agua esterilizada”, valorado en unos 200 dólares.

Al abrirlo hallaron docenas de tubos etiquetados como kits para hacer análisis para detectar el coronavirus.

“El público estadounidense debe estar al tanto de los falsos kits de pruebas que se venden por internet o en formas informales directamente al consumidor”, advirtió esa agencia en comunicado.

Pero este lunes el gobierno federal estadunidense tuvo que emitir un mensaje sobre falsas promesas de prevención y curación del virus que ya alcanzó la pandemia.

La Comisión Federal de Comercio (FTC) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) enviaron cartas conjuntas a siete compañías que ofrecían al público remedios contra el coronavirus.

La carta dice que los productos presuntamente milagrosos “incluyen tés, aceites esenciales y platas coloidales”.

Esos productos “no tienen evidencia para respaldar sus argumentos como lo exige la ley. No hay vacunas, medicamentos o productos de investigación aprobados actualmente disponibles para tratar o prevenir el virus”, dice la carta.

El gobierno estadunidense también advirtió sobre frauda mediante correos electrónicos con logos de la FDA, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros para el Control de las Enfermedades (CDC).

En los correos se ofrecen presuntas garantías de exámenes para detectar el virus y otros beneficios a cambio de proporcionar información personal financiera.