Los pies son una parte fundamental del cuerpo ya que estos son el soporte de tu cuerpo y por tal motivo es importante mantenerlos sanos en todas las etapas de la vida ya que esto ayudará a mantener una vida más activa y una visibilidad agradable.

Por tal motivo te daremos unos consejos fáciles y sencillos que puedes seguir para mejorar o mantener tus pies de forma adecuada y prestarles la atención que se merecen.

1. Revisa tus pies frecuentemente:  presta atención si cambia la temperatura de los pies y  si las uñas cambian de color, revisa si la piel se te está desprendiendo o se te están pelando tanto en la planta como entre los dedos ya que esto puede significar que tengas hongos.

2. Lava los pies todos los días: preferiblemente con agua tibia y seca muy bien sobre todo entre los dedos, asegúrate de que esta parte no quede húmeda.

3. Hidrátalos:  usa cremas que sean específicamente para los pies ya que en esta parte del cuerpo la piel es mucho más gruesa y por esto necesitan una hidratación especial, aplícala sobre el empeine y en la planta pero no entre los dedos.

4. Corta las uñas de manera adecuada: Córtalas de manera recta y no las dejes muy cortas, evita cortar las esquinas es preferible que uses una lima ya que si las cortas se puede ocasionar que las uñas crezcan dentro de la piel y se te encarne. (Si tienes diabetes debes tener mucho más cuidado al cortarlas).

5. Elimina callosidades: Remueve la piel muerta con una piedra pómez humedeciendo un poco la piel y frotándola en un solo sentido, ten cuidado de no lastimar la piel ocasionando grietas. Sin embargo es preferible que uses el consentimiento de un profesional de la salud.

6. Exfólialos: Usa una crema exfoliante de vez en cuando y masajéalos sobre todo después de una larga jornada, esto ayudará a que se refresquen un poco.

7. Evita andar descalzo: Caminar sin zapatos aumenta el riesgo ante una herida o una infección.

8. Usa calzado adecuado: Selecciona los zapatos correctos para la actividad que vayas a realizar (correr, trabajar, escalar, etc). Asegúrate de que sean muy cómodos y puedas mover tus dedos,  así evitarás lastimarlos.