Los ejercicios faciales te permiten tener el rostro libre de arrugas y mantener la piel firme y elástica por mucho más tiempo.

  1. PARA LAS CEJAS Y LOS HUECOS de LOS OJOS

    Para evitar las cejas caídas y los huecos en los ojos debes realizar este ejercicio facial. Comienzas con colocar el dedo índice debajo de cada ojo apuntando hacia tu nariz. Oculta tus dientes con los labios y comienza a parpadear rápidamente mirando el techo durante 30 segundos.

  2. PARA LOS OJOS

    Una de las zonas que más se arrugan en nuestro rostro, y también de las que se arrugan primero, es la zona de los ojos. Para evitar las patas de gallo presiona con dos dedos y tira ligeramente como si achinaras tus ojos. Quédate así durante unos segundos, descansa y vuelve a repetir.

  3. PARA LOS PÓMULOS

    Para evitar las líneas de expresión en esa zona y la flacidez en la piel puedes realizar un simple ejercicio. Oculta tus dientes con tus labios mientras haces una “O” con tu boca y a continuación sonríe ampliamente, manteniendo siempre los dientes ocultos. Repite nuevamente en seis oportunidades.

    A continuación, coloca un dedo índice en tu barbilla y mueve la mandíbula hacia arriba y hacia abajo mientras inclinas tu cabeza hacia atrás. Repite dos veces.

  4. PARA ZONA DE LA FRENTE

    Para evitar las arrugas en la frente puedes realizar un ejercicio muy fácil. Solo tienes que colocar ambas manos en tu frente con las palmas hacia adentro y estirar la piel hacia el exterior como si estuvieras barriendo. Repite el ejercicio en 10 oportunidades relajándote entre cada ejercicio.

  5. PARA LAS MEJILLAS

    Las arrugas y marcas de expresión en las mejillas son muy fáciles de evitar. Solo debes aspirar el aire e inflar tus mejillas manteniéndote así durante unos segundos. Elimina el aire lentamente y vuelve a repetir las veces que lo desees.

  6. PARA LA BOCA

    Es probable que esto te parezca un tanto extraño, pero decir las vocales abriendo mucho la boca, hará que tu piel se vea mucho más elástica y las arrugas no aparezcan.

  7. PARA EL CUELLO

    Mirando hacia adelante coloca las puntas de los dedos en la parte inferior de tu cuello y acaricia la piel hacia abajo ligeramente con la cabeza inclinada hacia atrás. A continuación mueve tu cabeza hacia adelante y hacia atrás y vuelve a repetir los movimientos dos veces más.