SAN DIEGO.- Fumar un cigarrillo electrónico podría ocasionarle un problema directo en el tracto digestivo, que comprende intestinos y estómago principalmente, y esto puede provocar otros problemas de salud.

Aunque los fabricantes los consideran como una alternativa “saludable”, un reciente estudio detectó que las sustancias químicas que se encuentran en los cigarrillos electrónicos alteran la barrera intestinal y generan  inflamación en el cuerpo.

Dicho estudio fue publicado el 5 de enero de este 2021 en la revista iScience.

Soumita Das, profesor asociado de patología; Pradipta Ghosh,  profesor de medicina celular y molecular en la Facultad de Medicina de UC San Diego y el Centro de Cáncer Moores de la Facultad de Medicina UC de San Diego encontraron que el uso crónico de cigarrillos electrónicos sin nicotina pueden provocar un denominado “intestino permeable”, en el que los microbios y otras moléculas se filtran fuera del tracto digestivo y provoca una inflamación crónica.

Dicha inflamación puede contribuir a una variedad de enfermedades entre ellas: enfermedad inflamatoria intestinal,  ciertos cánceres, fibrosis hepática, diabetes y artritis.

“Todo lo que comemos o bebemos tiene la capacidad de afectar la barrera intestinal y la salud en general. Ahora sabemos que lo que fumamos, como los cigarrillos electrónicos, también lo afecta negativamente “, señaló Pradipta Ghosh de UC San Diego a través de un comunicado oficial.

La investigación detectó que dos productos químicos utilizados como base para el vapor líquido de los cigarrillos electrónicos, el propilenglicol y el glicerol vegetal, causan inflamación.

“Son las sustancias químicas que forman el vapor líquido las que deberían preocuparnos más, ya que son la causa de la inflamación”. dijo Ghosh

METODOLOGÍA

El equipo utilizó modelos 3D de tractos digestivos humanos generados a partir de células de pacientes y simuló lo que sucede cuando los vapores de los cigarrillos electrónicos ingresan al revestimiento intestinal.

Para producir los organoides intestinales en 3D, los investigadores recolectaron células madre de las biopsias de los pacientes y las cultivaron in vitro.

Luego, el equipo expuso los organoides al vapor líquido del cigarrillo electrónico, imitando la frecuencia de un vapeador crónico y observaron que los patógenos del vapor se filtraron en el sistema inmunológico.

“Este es el primer estudio que demuestra cómo la exposición crónica a los cigarrillos electrónicos aumenta la susceptibilidad del tracto digestivo a las infecciones bacterianas, lo que lleva a una inflamación crónica y otros problemas de salud”, recalcó Soumita Das, profesor asociado de patología.

El estudio completo se puede consultar en: https://www.cell.com/iscience/fulltext/S2589-0042(21)00003-1