SAN DIEGO.- Décadas han tenido que esperar los llamados ‘Dreamers’ (Soñadores) que se apruebe  en el Capitolio, en Washington, D.C., una iniciativa de Dream Act (Acta de Sueños), que ha sido un sinnúmero de veces presentada y rechazada.

Sin embargo, este sueño se convirtió en pesadilla para quienes arribaron al país antes de que cumplieran 16 años de edad y que han vivido en Estados Unidos desde el 15 de junio de 2007 y nacieron el 16 de junio de 1981.

¿El motivo? Es de sobra conocido y se resume en una política migratoria inhumana y persecutoria en contra de los inmigrantes indocumentados llevada a cabo por el ex presidente Donald Trump, el mismo que el  próximo lunes 8 de febrero podría ser sentado en la silla de los acusados, por los fatales acontecimientos ocurridos en El Capitolio.

Han aportado su trabajo

Es un hecho que al asumir el gobierno el Demócrata Joe Biden buscará dar un vuelco de 360 grados y hacer justicia a estos hombres y mujeres que un día fueron traídos muy pequeños al país por sus padres, y que ahora –en su inmensa mayoría- han aportado su trabajo y esfuerzo a favor de la economía y el desarrollo del país.

Jóvenes activistas que han encabezado la lucha en la defensa de sus propios derechos y la de todos ‘Los Dreamers’ en el país como Alí Torabi, Dulce García y Katia Ortiz, sólo por mencionar a tres entre  miles, podrían ver pronto el fin de una pesadilla y salir de unas sombras que injustamente han impuesto las autoridades migratorias, tratando a los inmigrantes indocumentados como ‘ilegales’.

Y es que el día de  hoy jueves 5 de febrero, los senadores Dick Durbin (Demócrata por Illinois) y Lindsey Graham, Republicano por South Caroline)  presentaron un nuevo proyecto de ley Dream Act (o Acta de Sueños).

Ahora a diferencia de décadas pasadas, la Cámara de Representantes sigue siendo dominada por los Demócratas y aunque en el Senado existe un empate (con 50 legisladores por cada partido), el voto de la Vicepresidenta Kamala Harris, podrá romper el desempate y ser aprobada por mayoría simple, sin necesidad de los 10 votos republicanos que se requerirían.

Un escenario muy diferente

Hoy en sí el escenario es muy diferente y Todd Schulte, presidente de la FWD.us, dijo que “la introducción del proyecto de ley de hoy es una buena noticia y, si se convierte en ley, proporcionaría un camino bien merecido hacia la ciudadanía para los Dreamers que llaman hogar a los Estados Unidos”.

Agregó el activista de la organización no lucrativa que impulse temas de inmigración, Forward (Adelante), que “es urgente aprobar este proyecto de ley en las próximas semanas, dado que el programa DACA sigue bajo una amenaza legal inminente y millones de Soñadores corren el riesgo de ser deportados”.

Dijo en el mismo sentido que “muchos son trabajadores esenciales que sirven a nuestro país en la lucha contra la pandemia del coronavirus, con un gran riesgo personal para ellos y sus familias. Estos importantes miembros de nuestras comunidades y sus familias merecen más que nuestro elogio; merece protección”, dijo Schulte.