CHULA VISTA.- La niña Michel Ortiz, estudiante de 4to. Grado de Vista Square Elementary School, como la mayoría de los alumnos que acuden a la educación presencial, ya se ha ido familiarizado con la nueva tecnología instalada en las escuelas del condado de San Diego, como medida de seguridad en prevención a la pandemia de COVID-19.

Como se informó con oportunidad, el 1 de marzo de este año la legislatura  estatal aprobó la propuesta de ley AB 86 con lo que autorizaría  al gobierno de California el gasto de $6.6 millones, que a su vez sería entregado a los distritos escolares del estado para que lo emplearan en la aplicación de las medidas necesarias para hacer frente a la crisis sanitaria en los planteles educativos.

Y el 5 de marzo, el gobernador Gavin Newson la firmaría, pasando a rango de ley estatal.

Para seguridad del personal escolar

La Ley aprobada consiste en utilizar $2 mil millones destinados “a incentivos y a cubrir con las demandas prioritarias de los distritos escolares de California, relacionadas con la seguridad de maestros, estudiantes, personal administrativo y de intendencia (conserjes) y desde luego, padres de familia y voluntarios (as)”.

También el convenio de reapertura incluyó un gasto de $4.6 mil millones adicionales en fondos, propuestos por el gobernador Gavin Newson, en su proyecto de presupuesto estatal.

Su finalidad era que “los distritos escolares pudieran ejercer los recursos necesarios para garantizar la seguridad del personal y la salud física y mental de los estudiantes.

¿Cómo se emplearía el dinero?

Este dinero se emplearía en la adquisición de Lap-Tops para los Maestros para costos de conectividad a Internet (hotspots/routers), aproximadamente, para el programa de apoyo de aprendizaje a distancia en asociación Equipo de Protección Personal (Personal Protection Equipment o PPE), por sus siglas en inglés.

Con anticipación, superintendentes escolares confirmaron que los fondos son aportados en combinación por el gobierno federal y estatal, y precisó que en esta inversión se incluye equipo para tomar la temperatura, aparatos para areación de las áreas, mascarillas (para cada niño y maestro, para cada día),  separadores-acrílicos, gels antibacterial, para lavar las manos, guantes, etcétera.

Hoy, transcuridos más de dos meses del convenio, la mayoría de las escuelas ya imparten clases presenciales, aunque lo hacen con el 50% del alumnado, y el resto mediante educación virtual, en espera de una eventual normalización, en la medida en que se continue con el proceso de vacunación en el estado.

¿Qué son los grants IPI y ELO?

El hecho es que este dinero ya forma parte de la subvención, subsidio o ‘grant’  para la instrucción en persona (In-Person Instruction, IPI) y para oportunidades de Aprendizaje Ampliado (Expanded Learning Opportunity, ELO), establecidas por la nueva  Ley AB 86, y la cual regula la adecuada administración de estos recursos destinados a enfrentar la pandemia de COVID-19, ofreciendo seguridad al personal escolar.

Se adelantó asimismo por parte del Departamento de Educación de California que los distritos escolares y los planteles educativos no tendrá que hacer una solicitud o ‘aplicación’ para recibir estos fondos y en el presente mes de mayo (de 2021), las instituciones educativas elegibles (Local Education Agency, LEA’s) “recibirán el 50 por ciento de su asignación para las subvenciones IPI y ELO”.

Y dentro de 4 meses, en agosto de 2021, “las entidades elegibles recibirán el 50 por ciento restantes”, siempre y cuando no tengan una reducción o pérdidas de las subvenciones IPI”.