Detectan adultos proporcionando bebidas a jóvenes

SAN DIEGO.-  Si una persona compra o proporciona alcohol a un menor de 21 años en el Estado de California podría pasar hasta 6 meses en la cárcel y pagar una multa de por lo menos mil dólares.

Pero hay quienes no respetan la ley y suministran bebidas embriagantes principalmente a los jóvenes.

“Yo la verdad estoy en contra de que las personas les den alcohol (a los adolescentes)  pero eso suele pasar en algunas fiestas o reuniones familiares”, consideró Victor Pulido, residente de National City.

No todo ocurre en propiedades privadas, las autoridades policiacas del Condado de San Diego han descubierto adultos proporcionando bebidas embriagantes a los adolescentes afuera de tiendas o supermercados.  

Para detectarlos, agentes del Departamento del Sheriff, elementos de diferentes agencias policiales y personal del Departamento de Control de Bebidas Alcohólicas de California (ABC por sus siglas en inglés) realizan operativos en conjunto para arrestar a este tipo de personas.

Los más recientes se realizaron en Encinitas y Solana Beach durante ocho horas.

En ambas ciudades utilizaron a un menor como “señuelo” para que solicitara a diferentes adultos la compra de alcohol afuera de lugares que cuentan con permiso para venderlo. 

De acuerdo a un comunicado del Departamento del Sheriff del Condado de San Diego, cada vez que el joven le indicaba a una persona que era menor de edad y no podía comprar bebidas embriagantes había varios policías encubiertos y agentes de ABC esperando cerca para lograr el arresto de personas que le proporcionaran alcohol.

Durante estos operativos se visitaron 8 tiendas y los “señuelos” realizaron 27 contactos.

El “Shoulder Tap Operation” dio como resultado cuatro citaciones.

De acuerdo al Departamento de Control de Bebidas Alcohólicas de California, cualquier persona que proporcione alcohol a un menor comete un delito contemplado en la Sección 25658 (a) del Código de Negocios y Profesiones.

El objetivo de estos operativos es reducir la disponibilidad de bebidas embriagantes  para los menores, así como prevenir choques por conducir bajo los efectos del alcohol y arrestar o citar a los adultos que lo suministran a los jóvenes.

El Departamento de Control de Bebidas Alcohólicas de California destina una subvención de 97,500 dólares para realizar este tipo de operativos y para luchar contra los delitos relacionados con el alcohol y educar a las empresas con licencia ABC para que las comunidades sean más seguras.